Así va Nilo, el gatico egipcio que voló a Ibagué por un problema de salud

Crédito: Suministradas por el HVUT / EL NUEVO DÍAEste es el antes y el después de Nilo, tras ser atendido en el Hospital Veterinario de la UT.
Contenido Exclusivo
Gracias a los cuidados que recibió por parte de profesionales del Hospital Veterinario de la Universidad del Tolima (HVUT), el felino presentó una gran mejoría.
PUBLICIDAD

Hace casi dos meses, médicos veterinarios del Hospital de la UT recibieron a Nilo, un gato de raza esfinge que fue trasladado desde Bucaramanga para ser atendido en Ibagué. 

El felino presentaba un complicado cuadro de diarrea que lo tenía en grave estado de salud, pero que gracias a la atención que recibió en la capital tolimense ha podido tener una notoria mejoría. 

 

Así fue su tratamiento 

"Acá en el HVUT le realizamos un panel de exámenes que incluyeron pruebas paraclínicas a nivel de hígado, riñones, sangre y orina, varios estudios ecográficos para evaluar la integridad intestinal, ya que la raza tiende a sufrir alteraciones genéticas que se asocian a alergias, las cuales se pueden manifestar con signos clínicos de tipo dermatológico y gastrointestinal. Eso los predispone a sufrir de alergias entre esas a la comida, por lo cual no se les puede dar un concentrado normal ya que probablemente comience con un cuadro de diarrea", señaló el Roberto Chacón, médico tratante de Nilo.

Tras varios exámenes de análisis, los veterinarios del Hospital de la Universidad el Tolima, resolvieron cambiarle su comida por una hipoalergénica (que tiene un riesgo bajo de producir reacciones alérgicas)

A raíz de los problemas por la diarrea desencadenados por un una alergia intestinal debido a la comida que estaba recibiendo, Nilo tenía su cola muy quemada y estaba muy decaído. "Los gatos en general se incomodan mucho por estar sucios, eso lo hacía estar decaído e inapetente. Sin embargo, tras cambiarle su dieta por otro concentrado hipoalergénico y practicarle varios exámenes de materia fecal, no se encontraron parásitos", agregó Chacón. 

 

Su evolución

Tras el tratamiento que recibió por los profesionales en Ibagué, Nilo ha evolucionado de manera favorable en las últimas semanas. El veterinario afirmó que se le disminuyó la diarrea, y también mejoró notoriamente su estado de ánimo. "Además de eso ganó 500 gramos de peso en menos de dos meses y eso nos da luces de que ha mejorado con el tratamiento que le instauramos", señaló el médico. 

Los propietarios del exótico felino han tenido que permanecer en controles semanales con el hospital veterinario, y monitoreos de rutina; sin embargo, hasta el momento todo va muy bien, y Nilo ya está fuera de peligro. 

"Nilo al día de hoy en día está muy bien, todavía se están haciendo chequeos de control porque parece que lo que tiene es una enfermedad inflamatoria intestinal que es algo que se vuelve crónico, y los exámenes específicos para eso los tenían acá y no en Bucaramanga. Desde hace casi dos meses ellos me escriben a mi todos los días, los veterinarios siempre están pendientes de cómo sigue y me indican que debo hacer y qué no. Yo tengo las mejores referencias del Hospital Veterinario de la Universidad del Tolima", dijo Orlando López, propietario de Nilo y médico radiólogo ibaguereño.

 

La historia de Nilo

El doctor Orlando López, quien en la actualidad reside en Bucaramanga por motivos académicos, le contó a EL NUEVO DÍA, que hace cinco meses compró a Nilo en un criadero de Cali. 

"Él es un gato esfinge, es una raza muy rara, de la cual la gente piensa que no tiene pelo, pero sí tiene, lo que pasa es que es muy delgadito. Cuando lo recibí estaba muy bien, pero después de unos días él empezó con mucha diarrea, pero igual comía así que no me asusté al comienzo. Sin embargo, con el tiempo empeoró así que lo llevé como a cinco diferentes veterinarias en Bucaramanga y me fue muy mal porque nunca se mejoró", relató el radiólogo. 

Fue entonces cuando decidió enviar en avión a Nilo con destino a Ibagué, para que fuera atendido por los médicos del hospital de la Universidad del Tolima de quienes tiene absoluta confianza, pues han sido los veterinarios de sus otras mascotas. "Ellos se encargaron de cuidar al gato. Lo valoraron, le hicieron exámenes muy específicos y en dos días ya estaba como si nada. Eso reafirmó la confianza que tengo con los veterinarios de la UT porque en más de una ocasión he tenido dificultades con otros veterinarios, pero allá siempre los resultados han sido muy buenos", concluyó López. 

 

Dato: 

Nilo, quien viene desde Egipto, heredó su nombre del río más importante del país Árabe. 

 

Dato: 

En Colombia existen muy pocos ejemplares de esta raza. 

 

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios