Chile celebra fallo sobre Silala y Bolivia dice que es curso internacional

Crédito: EFE/ EL NUEVO DÍALa decisión del tribunal internacional fue celebrada por Chile, mientras que Bolívia afirmó que este es un “curso internacional” que fluye hacia el país vecino.
Chile celebró el pasado jueves el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya sobre las aguas del Silala y dijo que la sentencia es “sólida”, “fundamentada” y “categórica”, mientras que Bolivia reconoció que se trata de un “curso internacional” que fluye hacia el país vecino.
PUBLICIDAD

Chile celebró el pasado jueves el fallo de la Corte Internacional de Justicia, CIJ, de La Haya, sobre las aguas del Silala y dijo que la sentencia es “sólida”, “fundamentada” y “categórica”, mientras que Bolivia dijo que se trata de un “curso internacional” que fluye hacia el país vecino.

El máximo tribunal de Naciones Unidas subrayó este jueves en su fallo que “no está llamada a tomar ninguna decisión” por el carácter del Silala, ya que las partes se pusieron de acuerdo en el juicio en que se trata de un cauce internacional, algo a lo que se oponía Bolivia en un principio.

Chile demandó a Bolivia en 2016, luego de que el entonces presidente Evo Morales le acusó de “robar” y “desviar” las aguas del Silala, que nace en el Potosí boliviano y desemboca en el Loa, el río más grande de Chile.

El caudal del Silala es relativamente pequeño, pero su ubicación en el árido desierto de Atacama lo convierte en un recurso hídrico clave para el desarrollo de Antofagasta, la región minera por excelencia del mayor productor de cobre del mundo.

 

“Chile fue por certeza jurídica”

 

“El fallo que hoy ha entregado la Corte Internacional de Justicia de La Haya ha sido categórico (...) Chile fue por certeza jurídica y la obtuvo. Nuestro país puede estar tranquilo”, aseguró el presidente de Chile, Gabriel Boric, en una declaración oficial desde el palacio La Moneda, sede de Gobierno.

Rodeado de los representantes de los otros poderes del Estado y de parlamentarios oficialistas y opositores, el mandatario chileno indicó que “los temas en disputa han quedado resueltos de manera definitiva”.

“Bolivia fue poco a poco reconociendo las posiciones chilenas y allanándose a las mismas”, añadió Boric.

Dos años después de la demanda, Bolivia reaccionó con tres contrademandas al considerar que las aguas eran originalmente unos manantiales nacidos en su territorio, pero que fueron canalizadas “artificialmente” gracias a unas obras hechas en la década de 1920 por una empresa de ferrocarriles anglo-chilena en el Potosí boliviano.

Según defendió La Paz durante el juicio, esos trabajos aumentaron el caudal del recurso hídrico hacia la frontera entre un 11 % y un 33 %, por lo que Chile debería pagarle una “compensación”.
Boric indicó en ese sentido que La Haya subraya en el fallo que “Chile no debe compensación alguna” y aseguró que la sentencia reconoce “la consistencia de la postura chilena en el tiempo, enarbolada por distintos gobiernos de distinto signo”.

 

Un manantial y un curso internacional”

 

El presidente de Bolivia, Luis Alberto Arce, se manifestó solo en las redes sociales, donde dijo que el tribunal “ratifica” los derechos de su país sobre las aguas del Silala y su “soberanía sobre el desmantelamiento de los canales artificiales”.

“Bolivia resolvió la controversia con un pueblo hermano gracias al trabajo basado en estudios científicos y a nuestra estrategia de relaciones internacionales. Continuaremos esta labor en beneficio de los pueblos”, agregó en su cuenta de Twitter.

Quien sí compareció ante los medios fue el canciller boliviano, Rogelio Mayta, quien explicó que el Silala es al mismo tiempo un “manantial” y un “curso internacional”.

“Las aguas surgen, emanan de manantiales que están en territorio boliviano, pero toman un curso y es hacia la frontera de Chile. O sea, son manantiales, pero también es un curso de agua internacional”, subrayó Mayta en rueda de prensa desde La Haya.

En el Silala, remarcó, “las aguas discurren por unas canalizaciones artificiales y la corte ha considerado que Bolivia, en función de las propias declaraciones de Chile a lo largo del proceso, tiene el derecho de desmantelarlas cuando considere oportuno” para reponer sus humedales”.

El caso Silala es el último de una larga lista de roces entre ambos países, la mayoría de los cuales se remonta a la Guerra del Pacífico (1879-1884), cuando Bolivia perdió su salida al mar y cedió a Chile parte del desierto de Atacama, lo que le supuso la pérdida de 400 kilómetros de costa.

Chile y Bolivia no tienen relaciones diplomáticas desde 1964, con un paréntesis entre 1975 y 1978, aunque el año pasado anunciaron su intención de recomponer el vínculo. 

 

Chile demandó a Bolivia en 2016 luego de que el entonces presidente Evo Morales lo acusara de desviar las aguas del Silala.

AGENCIA EFE

Comentarios