“Torregrosa no sabía nada de escoltar a un personaje”

Colprensa - el nuevo día
COLPRENSA, BOGOTÁ

COLPRENSA, BOGOTÁ

Si el jefe de escoltas de Luis Carlos Galán, Jacobo Torregrosa, hubiera estado en su lugar el día de la muerte del candidato liberal en la plaza pública en Soacha, estaría muerto. Así lo declaró ante la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia Pedro Nel Ángulo Bonilla, integrante del cuerpo de escoltas de Galán y quien sobrevivió al atentado de ese 18 de agosto de 1989.

“Él no sabía nada de escoltar a un personaje. Para el día de los hechos rompió toda clase de protocolo y más cuando se fue todo el día. Si de pronto nos acompañó en el transcurso del camión de estacas (en la entrada de Soacha) hasta la tarima es mucho. No estaba donde debía estar o en el momento del atentado el muerto debió ser él y no Santiago”, dijo Ángulo en referencia a uno de los escoltas de Galán que murió en el atentado.

El escolta, que recibió tres impactos de bala, dijo que Torregrosa se fue todo el día con una camioneta de la escolta y que venía “contento” porque supuestamente ya estaba arreglado todo en materia de seguridad con la Policía de Soacha e inteligencia del DAS y que nunca le dijo a Galán que no asistiera a esa manifestación.

Dijo que a Torregrosa no se le podía hablar porque respondía “con dos piedras en la mano. Llegó con ínfulas, nombrando al general Maza, diciendo que era su recomendado y que al que no le gustara, se iba”.

POCOS ESCOLTAS

Ángulo Bonilla dijo que siempre tuvo Galán un Renault 18 de su propiedad, blindado, y dos Mazda azules. Luego, el día del atentado, llegó a las 4 p.m. una camioneta blindada por lo que se desechó el Renault 18. Además, había dos motos dentro del cuerpo de escoltas. En criterio de Ángulo Bonilla este cuerpo de escolta era muy poquita para las circunstancias y más teniendo en cuenta que Torregrosa había enviado a dos escoltas como avanzada a Villeta donde Galán tenía una visita el día siguiente.

EL NUEVO DÍA

Comentarios