Miles de evacuados por incendio en el sur de España regresan a sus hogares

AFP
Las cerca de 4.000 personas evacuadas el viernes por un incendio forestal que arrasó la Costa del Sol española, cerca de la turística Marbella, habían regresado a sus hogares y las autoridades esperaban tener el fuego estabilizado durante el día.

Las cerca de 4.000 personas evacuadas el viernes por un incendio forestal que arrasó la Costa del Sol española, cerca de la turística Marbella, habían regresado a sus hogares y las autoridades esperaban tener el fuego estabilizado durante el día.

"A las diez de esta mañana se abrió la carretera y ya pudieron volver todos los vecinos de Ojén, donde el pueblo entero estaba desalojado", explicó una portavoz de los servicios de emergencia de la Junta de Andalucía, el gobierno autónomo regional.

Además de Ojén, localidad de unos 3.000 habitantes, se vieron afectados los municipios de Mijas, Marbella, Alhaurín de la Torre y Coín, cuyos vecinos ya habían podido regresar la víspera.

Junto a una de las casas alcanzadas por las llamas en Ojén, los socorristas encontraron el viernes el cadáver de un hombre, que un primer momento fue identificado como un británico de 78 años.

Sin embargo, las autoridades rectificaron esa información.

"Ha habido algún tipo de confusión, era muy difícil identificar el cadáver", explicó la portavoz. "Según la información disponible se trata de un alemán de 54 años que responde a las iniciales C.R.", precisó.

Otras cinco personas resultaron heridas en el incendio, que se declaró el jueves por la tarde en la zona montañosa que domina las famosas playas de la Costa del Sol, muy apreciadas por los turistas extranjeros.

Tres de los heridos, una madre de 45 años y sus hijos de 11 y 3 años que sufrieron contusiones al intentar refugiarse en una cueva, fueron dados de alta del hospital.

Los otros dos, un matrimonio español con importantes quemaduras, seguían en estado grave.

La situación evolucionaba favorablemente y los bomberos esperaban estabilizar el incendio durante la tarde.

"Esta noche se ha estado trabajando sobre una zona que humeaba, donde se veía alguna columna de humo, y ya el incendio está prácticamente estabilizado, ahora hay sobre todo que refrescar y seguir en la zona hasta que no haya ningún tipo de peligro", afirmó la portavoz.

"Se prevé que esta misma tarde lo vayan a dar por estabilizado", aseguró posteriormente. "Estamos esperando poder dar la noticia pronto", agregó.

Unas 400 personas trabajaron sobre el terreno durante la noche. A ellos se sumaron por la mañana 16 aviones y helicópteros.

Se desconocía de momento el número de hectáreas afectadas por las llamas, que el viernes llegaron a tener un frente de 12 kilómetros de ancho acercándose peligrosamente a zonas muy pobladas.

En Ojén, la vida se reanudaba poco a poco tras el regreso de sus habitantes.

"Seguro que ya la gente está haciendo vida normal", declaró su alcalde, José Antonio Gómez, a los periodistas.

"A pesar de la devastadora imagen que se ve de toda la zona quemada hemos conseguido que las viviendas del casco urbano no se hayan visto afectadas", se congratuló.

Gómez lamentó sin embargo: "seguro que serán décadas de años para conseguir que esto vuelva otra vez a la riqueza ecológica y ambiental que teníamos en la zona".

España registra este verano incendios devastadores después de haber sufrido el invierno con menos precipitaciones desde hace 70 años.

Según datos del ministerio de Agricultura, las llamas arrasaron 153.156 hectáreas entre el 1 de enero y el 26 de agosto, es decir el 0,55% de la superficie forestal del país, una catástrofe sin precedentes en los últimos diez años.

AFP

Comentarios