A propósito de la muerte de Alejandro Galvis

Cómo olvidar a Don Alejandro Galvis Ramírez, todo un Señor y Empresario santandereano, quien acompañado por Don Antonio Melo Salazar y un connotado grupo de gentiles tolimenses, emprendieron esta realidad periodística llamada El Nuevo Día.
PUBLICIDAD

En esta aventura lo apoyamos trabajadores en todos los frentes del naciente diario. 

Desafiamos todo tipo de adversidades, entre otras la supresión de la pauta oficial, situación a la que Don Alejandro decía: “adelante muchachos no se preocupen por la pauta oficial, porque el medio que dependa de ella es un medio arrodillado”, y seguimos adelante.

Enfrentamos políticos corruptos, alzados en armas de toda laya, innombrables políticos, pero por supuesto rodeamos y destacamos a las gentes de bien del Tolima Grande y el Magdalena Medio.

Por diferentes motivos varios de los fundadores nos fuimos retirando, y Don Alejandro ahí, firme e inmenso de cuerpo y espíritu.

Dios y las circunstancias empresariales permitan que este gran propósito, próximo a cumplir 30 años de actividades se mantenga en el tiempo.

Me honro de haber pertenecido al grupo periodístico que tuvo la oportunidad de acompañar y conocer a Don Alejandro, y a su grupo de valiosos empresarios en este maravilloso proyecto, hecho realidad.

Abrazos de condolencias para sus familiares.

 

Con respeto y aprecio,

Carlos Armando Blanco Botero, exjefe de redacción de El Nuevo Día

Cartas al redacción

Comentarios