Llegó diciembre

Varios temas merecen la atención en esta época, entre ellos la pólvora, el licor y los juegos de azar. La pólvora, cuyo uso está prohibido en la mayoría de los municipios de Colombia, es un peligro enorme para la vida y la integridad física de los niños, para las viviendas con madera, pequeños negocios y todo lo que puede afectar su contacto, sin olvidar los traumas que crea en los animales.
PUBLICIDAD

Además, hay quienes creen que la alegría de las fiestas se manifiesta con el consumo desmedido de bebidas embriagantes que lo único que genera son problemas en el hogar, en la comunidad y en el orden público. Sin embargo es el propio Estado el que produce y promociona el consumo de aguardiente y otras bebidas. 

Los juegos de azar, en los que la gente se gasta mucho dinero, también son promocionados por el sector oficial, argumentando que los impuestos que de dicha actividad se derivan, son utilizados en programas de salud. Vaya paradoja. Solo falta que el estado produzca y venda la pólvora, para que “Ibagué Vibre”. Tras de gordos hinchados y con paperas.

El mundial de fútbol ha servido para demostrar que sus organizadores son una mafia sin escrúpulos, que vendieron el evento por millones de dólares a Catar, un país sin trayectoria futbolera y señalado de graves violaciones a los derechos humanos, pero eso sí, sobrado de dólares. De pronto, los serios reparos que se han hecho sirvan para exigirle a los dirigentes deportivos un pasado ético respetable, recordando que no hace mucho, unos directivos de nuestro fútbol se vieron untados en una reventa de boletas y hasta el momento, no pasa nada. Lo mismo ocurre en otros deportes. ¿Y para qué sirve la justicia de los enemigos de la paz?

Pasando a temas más amables, recuerdo que el maestro Atahualpa Yupanqui estuvo varias veces en el Tolima, invitado por Guillermo Giraldo, integrante de los Coros del Tolima y Director del Instituto Tolimense de Cultura. Atahualpa quería conocer guerrilleros y Giraldo con el padre Ramírez Sendoya, lograron una entrevista con un grupo y uno de ellos le contó que un compañero había escrito una canción y el músico logró copia de la letra, que la arregló y la estrenó como canción en España en un homenaje al Tolima. 

Era un relato sobre una noche que el ejército los tenía rodeados y el comandante ordenó. “Todos a los cafetales, nada de ruidos, radios apagados y usted, dirigiéndose a ‘Chispas’, bote su tiple al río”. Ese es el origen de esa hermosa canción ‘En el Tolima’ y un homenaje que el maestro también le hizo al tiple montañero.

Felicitaciones.-Un abrazo berracamente tolimense para Antonio Melo y el equipo que lo acompañó en la creación de El Nuevo Día y en los más de veinte años que estuvo en la dirección y gerencia del diario. Memorables  fueron sus campañas sociales, culturales y su lucha sin descanso contra la corrupción en el Tolima.

La economista Olga Lucia Acosta Navarro de origen tolimense, acaba de ser designada como Codirectora del Banco de la República. Ella es sobrina del inolvidable Ernesto Navarro ‘Don E’ y tiene una hoja de vida de lujo que la acredita como una de las mejores economistas del país, con especializaciones en la Universidad de la Sorbona de París, experiencia en Planeación Nacional, Ministerio de Hacienda, el Banco de la República y actualmente como directora de la Cepal en Colombia. 

Su nombramiento es un justo reconocimiento a su formación, experiencia y honestidad y nos llena de orgullo a los tolimenses.

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! 

Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

https://digital.elnuevodia.com.co/library 

 

 

Héctor Manuel Galeano Arbeláez- BERRACUNDEO

Comentarios