¿Qué hacer ante la actual crisis?

Ningún favor se le hace, tanto a la opinión como al país en general, cuando frente al enfrentamiento de las ramas del poder público que bajo el eterno calificativo de “choque de trenes” que de nuevo vuelve a sucederse , se guarda silencio, o con indiferencia digna de mejor causa, le damos la espalda como si éste fuera ajeno en mayor o menor grado a todos.

“Ad portas” de otro año político

Cuando apenas si faltan unos cuantos días para el arribo de un nuevo año político, en los cuatro puntos cardinales de esta extensa y variada geografía patria ya no se habla de otra cosa que de las elecciones que se llevarán a cabo en los meses venideros del 2022: en marzo, (el domingo 13 de marzo), y en mayo, (el 29 de mayo), para elegir, en su orden, tanto al Congreso como al Presidente y Vicepresidente de la República.

Ibagué “área metropolitana” o “ciudad región”

Para muchos, la cobertura espacial que ha ido alcanzando y el número de personas que actualmente la ocupan, resultan suficientes para darle a esta musical Ibagué, el calificativo de ciudad eje de una región urbana, así su nivel de desenvolvimiento no sea el mejor y el total de sus pobladores no cuente con los servicios necesarios de toda comunidad normal.

A 30 años de la Constitución de 1991, ¿una mejor justicia en Colombia?

Lo que alguna vez escribiera el conocido sacerdote jesuita y miembro de la llamada “Comisión de Justicia y Paz”, Javier Giraldo, bajo el título “Lo que en Colombia se llama “Justicia”, activó entonces las alarmas sobre algo que este país venía viviendo, como continúa padeciéndolo sin solución de continuidad: que “la impunidad y la ineficacia de la Justicia constituyen dos de las características más sobresalientes del aparato Jurisdiccional del Estado colombiano”, así se mida éste bajo parámetros cuantitativos, de acuerdo con el número de procesos resueltos por año, o bajo un criterio cualitativo.

Ibagué, “una nota de ciudad” mal gobernada

A propósito del cumpleaños 471 de esta musical ciudad el pasado 14 de octubre, y bajo el título de “Ibagué una nota de ciudad”, el Dr. Alfonso Reyes Alvarado, rector de la Universidad de Ibagué, anticipó una visualización del futuro de esta urbe desde una perspectiva que él mismo calificó de “esperanzadora”, señalando que son muchas las personas que comparten con él tal apreciación, y al efecto aprovechó para expresar su gratitud a quienes han impulsado y sostenido varios de los proyectos más emblemáticos que se llevan a cabo en el ámbito cultural” de la ciudad y la región, tales como Greis Cifuentes, secretaria de Cultura; Juan Carlos Otavo, creador del segundo evento más antiguo de Rock de Colombia; el abogado, Profesor y columnista de este diario, Alfonso Gómez Méndez; la directora de la Fundación Musical, Doris Morera; los silentes benefactores de múltiples eventos regionales, Armando y Mateo Vegalara; el Pintor Darío Ortiz y Margareth Bonilla del MAT (Museo De Arte del Tolima), así como el importante aportante cultural al Concurso Internacional de Violín, el maestro César Zambrano.

De cara al futuro

Quién dijo que la democracia habilita a cualquier ignaro personaje a aspirar al primer cargo de dirección y manejo del país, y que la formación, la capacidad y la honradez que se espera tengan los candidatos a Presidente se puedan suplantar por dádivas y promesas remuneratorias hechas a un electorado ávido de solución a sus carencias “como sea”.

¡En ibaguë los andenes tampoco vibran!

Como bien lo sabemos, los andenes o aceras son parte del espacio de circulación destinado a los peatones, solo que en esta musical ciudad se encuentran tan deteriorados, dejados o abandonados como sus calles, y lo más insólito aún, con un dificultoso cuando no imposible tránsito, puesto que desde su diseño y posterior construcción, no se han tenido en cuenta las personas, que con alguna limitación, dificultad o discapacidad física o sin ellas, van a ser sus usuarios.

Democracia es, menos mesianismo y más participación

El desastre recientemente ocurrido en la ciudad, a raíz del desbordamiento del río Combeima, nos ha llevado a reflexionar sobre la escasa capacidad de respuesta que tienen la mayoría de las comunidades locales en nuestro país para hacerle frente al cúmulo de dificultades que con frecuencia deben encarar, bien por falta de experticia, ya por carencia de recursos económicos, o la más de las veces por físico desinterés.

¡Se mermó el tono moral en Colombia!

A propósito de la salida de la Ministra Karen Abudinen del Ministerio de las TIC´s, por desembolsar un anticipo de $70.000.000.000,oo en desarrollo del contrato que suscribió con la Unión Temporal Centros Poblados, por más de 1 billón de pesos para llevar internet a las regiones, en el que se utilizaron falsas garantías, regresaron a nuestra mente algunas de las reflexiones hechas por Álvaro Gómez Hurtado a los medios, poco antes de ser asesinado.

Ni arrepentimiento, ni reparación

Crece y se aumenta en el sentir colectivo el convencimiento de que el eufemísticamente llamado “acuerdo de paz” suscrito entre el gobierno de entonces y las Farc, en contravía del querer nacional y que se expresó de forma mayoritaria, plebiscitariamente, sigue siendo eludido y sin cumplirse por parte del grupo delincuencial, habida cuenta, -como hasta ahora no ha sucedido-, que no se ha adelantado señal alguna de arrepentimiento e intento de reparación a las víctimas, distintas a un presunto “detente” de su violento y criminal actuar, prorrogado a través de sus “disidencias”.