Una orquesta para formar identidad

He disfrutado mucho el libro “La orquesta del perrito Seferino”, que incluye “Cantos y rondas infantiles con aires musicales colombianos”, obra realizada por un equipo interdisciplinario dirigido por Daniel Adolfo Viña Caicedo.

Justamente en la introducción me encuentro con unas preguntas muy dicientes: ¿Qué música están escuchando nuestros niños? ¿Qué danzas están bailando? ¿Qué instrumentos musicales autóctonos interpretan nuestros niños?”.

Las respuestas son múltiples como diferentes son los contextos en que crecen y se forman nuestros hijos y nietos.

Y lo digo porque hace ocho días, cuando estaba de visita en Bogotá, mi nieto Santiago, de tan sólo cinco años, me invitó al teatro Colón a un concierto de rock.

No lo podía creer. Pero con la misma intención de Daniel Adolfo Viña, un grupo de amigos amantes del rock y del trabajo con los más pequeños creó “Rockcitis aguda”, un show musical espectacular en el cual los niños gozan y se familiarizan con un ritmo que nos marcó y sigue dejando huella en la cultura occidental. El grupo está dirigido por Daniel Cadena y su pareja, Paula Ríos, que funge de cantante.

Es una mera coincidencia esto de los Daniel, pero ambos buscan formar en las nuevas generaciones un gusto musical que los identifique con la tierra que pisan y el tiempo en que empiezan a moverse, es decir, aprender a habitar el mundo.

Lo de Daniel Adolfo no es un grupo musical que haga conciertos en escuelas y teatros, para goce de la familia, sino un libro en que está consignada la tradición musical del Tolima. En ello gravita su valor. Claro que bien pudieran organizar un show musical para difundir el contenido del libro, pero entiendo que es el rescate de la tradición para ser llevada al aula por maestros y padres de familia. Tal vez otros pudieran organizar ese grupo.

El libro está concebido para ser interpretado y gozado en familia o en comunidad. Tiene las letras de las rondas, las partituras y un CD que permite escuchar las bellas interpretaciones que contiene el libro.

“La orquesta del perrito Seferino” es un bello esfuerzo por fortalecer la tradición cultural y no permitir que la avalancha del consumismo, bajo cuyo amparo nos inundan tradiciones ajenas, vaya borrando, como acontece en la actualidad, el sentido de pertenencia a un lugar, nuestro lugar, apropiación que sólo se consigue con las manifestaciones culturales y artísticas y con la educación.

Este libro debiera convertirse en lectura obligada y motivo de interpretación en escuelas y colegios del departamento.

Con ello, se contribuiría a preservar nuestro rico acerbo musical y a formar valores humanos, tan necesarios hoy en día, cuando el caos pareciera apoderarse de nuestra sociedad.

Comentarios