‘Me gusta mi escuela’, una estrategia de los PDET para transformar el sur del Tolima

Crédito: Suministrada/ EL NUEVO DÍAEstudiantes de la Institución Educativa Simón Bolívar, del corregimiento La Marina, de Chaparral, Tolima, ya disfrutan de la nueva dotación escolar en su colegio.
En esta región del país, el sector público y privado han movilizado inversiones por $20.309 millones a través del mecanismo de Obras por Impuestos PDET para garantizar las condiciones de acceso, calidad y permanencia de cientos de niños, niñas y jóvenes en escuelas y colegios rurales.
PUBLICIDAD

El sur del Tolima está rodeado por grandes montañas y extensas llanuras, territorios ampliamente rurales, donde el acceso a la educación y la calidad de los entornos escolares ha sido uno de los principales retos de las comunidades y de las entidades públicas. A través de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), el Gobierno Nacional, las alcaldías y el sector empresarial han aunado esfuerzos para que niños, niñas y jóvenes tengan mejores oportunidades para aprender.

En los cuatro municipios PDET del sur del Tolima, conformados por los municipios de Ataco, Chaparral, Planadas y Rioblanco, existen 457 Instituciones Educativas, la mayoría de ellas ubicadas en zonas rurales y allí, rodeados de montañas y valles, los estudiantes confían en un mejor futuro, forjan sus esperanzas y apuestan por la paz desde la educación y sus saberes territoriales.

Uno de los principales retos es la construcción de infraestructura educativa y entornos aptos para que los niños y niñas tengan espacios y condiciones idóneas para su formación. Con el objetivo de mejorar estos espacios y minimizar la deserción escolar, la Agencia de Renovación del Territorio (ART) creó la estrategia ‘Me gusta mi escuela’, que tiene como objetivo impulsar proyectos que le apuesten al mejoramiento de los entornos escolares desde dos enfoques: la dotación de mobiliario escolar y el equipamiento de comedores escolares.

La primera fase de esta estrategia, la cual se formuló en el 2021, tuvo como objetivo estructurar proyectos que le apuntaran a la dotación de pupitres, casilleros, tableros y puntos ecológicos para todas las instituciones educativas urbanas y rurales de los cuatro municipios PDET del departamento, con el fin de mejorar las instalaciones educativas tanto para los docentes como para los estudiantes.

Tras este objetivo y bajo el liderazgo de las cuatro alcaldías municipales, en el territorio se estructuraron cinco proyectos, los cuales fueron viabilizados y financiados a través del mecanismo de Obras por Impuestos PDET, en donde los contribuyentes al impuesto de renta pueden diseñar y ejecutar proyectos para desarrollar obras de impacto social. Esto les permite participar activamente en la transformación de las regiones que requieren de su compromiso como partícipes de su desarrollo, avanzar en sus políticas de responsabilidad social y fortalecer los lazos de confianza con las comunidades donde operan. En este caso, la vinculación fue de las empresas Nutresa y Celsia, quienes decidieron unirse a este sueño de mejorar la calidad de la educación de los niños y niñas de la región.

De acuerdo con María Adelaida Arango, vicepresidenta de Desarrollo Sostenible de Grupo Nutresa, desde el mecanismo han visto la oportunidad de participar en la construcción de política pública y en la sostenibilidad de los procesos de transformación escolar, fortaleciendo los ambientes escolares seguros, con mejores condiciones para la formación y el desarrollo de las competencias educativas de los niños, niñas y jóvenes del país.

“Para Nutresa, esta experiencia ha estado totalmente alineada con su propósito superior de construir un mundo mejor donde el desarrollo sea para todos, porque a través del empoderamiento del capital humano y el aumento de la calidad de la educación, podemos impactar de manera positiva a la sociedad y contribuir con la mitigación de los riesgos asociados a la pobreza y la inequidad social y económica. Además, que formar desde el ser, el saber y el hacer, permitirá tener personas mejores preparadas para afrontar los retos de un mundo cambiante”, explicó la vicepresidenta.

En total, con una inversión que asciende a los $11.508 millones y de la mano de las alcaldías municipales y las instituciones educativas, se logró cumplir la primera fase de la estrategia ‘Me gusta mi escuela’. En la actualidad todas las Instituciones Educativas rurales y urbanas de los cuatro municipios PDET cuentan con un mobiliario escolar renovado.

“Esta dotación ha sido muy importante porque hoy podemos estudiar de una manera más cómoda y con más optimismo, son hechos que mejoran nuestra calidad de vida”, manifestó Santiago Morales, estudiante de la Institución Educativa Simón Bolívar, del corregimiento La Marina, de Chaparral.

Por su parte, Miller Aldana, alcalde de Ataco, explicó el impacto que estos proyectos han generado en la región, “en nuestro municipio hemos desarrollado un proyecto muy importante con la dotación de las escuelas, gracias a nuestra identidad como municipio PDET, a la vinculación del sector empresarial y al apoyo de la ART, hemos logrado dotar a 90 escuelas. En algunas instituciones no había pupitres, los niños estudiaban en un tronquito o compartían sillas; pero ahora con estos recursos que entregó Nutresa, motivamos a los estudiantes a que permanezcan en las escuelas y tengan entornos óptimos para su proceso de aprendizaje”, explicó el mandatario.

Cabe destacar que los proyectos que tienen como objetivo dotar los comedores escolares, que es la segunda fase de la estrategia, ya están viabilizados y a la espera de la consecución de los recursos de financiación. Desde los municipios, las comunidades y la Agencia de Renovación del Territorio, se espera continuar con el apoyo de empresas locales y nacionales en la transformación de los territorios más afectados por la violencia.

 

Así trabaja el sector empresarial por la reconciliación de Colombia

Las inversiones que se dan a través del mecanismo de Obras por Impuestos PDET estimulan la inversión en los territorios, dinamizan la economía y potencializan la región. Con esto, las empresas se convierten en actores clave que aportan a la construcción de paz de manera directa. A nivel nacional y a través de este mecanismo 58 empresas han desarrollado 77 proyectos por $611.433 millones en territorios PDET. Entre ellas se destacan Ecopetrol, Celsia, Mineros, Nutresa, Parex, Bavaria, EPM y Geopark, entre otros. 

En el caso del Sur del Tolima se han movilizado inversiones por $40.236 millones en proyectos de educación, vías y electrificación. El sector educación ha sido uno de los que ha recibido mayor inversión mediante este mecanismo, donde empresas como Nutresa, Celsia y Gana – Gana, se han unido a la transformación de los territorios más afectados por la violencia. De estos recursos, en Ataco, Chaparral, Rioblanco y Planadas, se han invertido $20.309 millones que han permitido movilizar proyectos en dotación de computadores y mobiliario escolar para mejorar las condiciones educativas en la zona rural de estos territorios PDET.

Con información suministrada

Comentarios