Aborto legal, ¿sí o no?: agenda 2022 de la Corte Constitucional

Crédito: Tomadas de: de RCN Radio - Dw.com y país.com/ El Nuevo Día
Contenido Exclusivo
Luego de varios empates en las votaciones de la Corte Constitucional, sumado a recusaciones y otras trabas, la decisión de despenalizar el aborto se ha dilatado y sigue en la agenda de la Sala Penal en Colombia.
PUBLICIDAD

Desde el 2020 la Corte Constitucional de Colombia retomó el debate sobre la despenalización del aborto como ya ha pasado en países como México, Argentina y EE.UU., pues, esta entidad judicial encargada de velar por la integridad de los derechos humanos y hacer respetar la Constitución, dejó el tema pendiente para el 2022. Aunque se esperaba celeridad en el asunto, un mes después del inicio del nuevo año, el país sigue a la espera del fallo.

La legislación actual

A pesar de las tres causales por las cuales se puede recurrir a un aborto legal, los procedimientos siguen presentando muchas barreras y condiciones inequitativas por parte de los entes de salud, así que desde el movimiento feminista Causa Justa hace más de 500 días se le solicitó a la Corte Constitucional eliminar el delito al aborto del Código Penal donde prima la protección de la vida en gestación y no el derecho a decidir de las mujeres.

“Criminalizar el aborto es seguir poniendo en riesgo la vida de las mujeres y niñas de Colombia, pues según información de la Fiscalía General de la Nación, anualmente son perseguidas por la justicia 400 mujeres o niñas que intentan acceder a un aborto”, expresó María Isabel Niño, abogada y asesora jurídica de la Mesa por la Vida de la Salud de las Mujeres.

Pero desde otro punto de vista, Yuly Fernández, quien trabaja en el Tolima con adolescentes en la construcción de grupos juveniles en las iglesias, considera que abortar deshumaniza al ser humano, “estamos en el momento en donde es más importante que no muera un animal pero que sí mueran seres humanos y eso hace parte de la cosmovisión que estamos desarrollando sobre el valor del hombre y la mujer”.

Abortar o no es una decisión en la que influyen factores económicos, religiosos, políticos, sociales, pero independientemente de los motivos, la autonomía a la que debe apelar toda mujer para decidir se queda corta.

En Colombia independientemente de la decisión del padre, las mujeres son quienes en mayor medida asumen el cuidado de los hijos, en cambio, el hombre que no desee estar a cargo de su descendiente por la vía legal debe cumplir con una cuota alimentaria, pero no es obligado a asumir su paternidad, situación que socialmente no es común en las mujeres.

El papel de los hombres en este debate

Aunque pueda resultar controversial la participación de los hombres en este tema, donde se discute la autonomía de toda mujer sobre su cuerpo, algunos de ellos ante su rol de padres se cuestionan lo mismo que Miguel Ángel Díaz, coordinador del proyecto infantil Sembradores de Paz en la ciudad de Ibagué: “¿Dónde quedan los derechos del padre que sí quiere tener ese bebé?, ¿en dónde queda el derecho del no nacido, quien es el más afectado?”.

Ante lo anterior, María Isabel Niño indicó: “Cuando una mujer desea interrumpir el embarazo y el hombre no, se le debe dar prevalencia a la decisión de la mujer sobre su reproducción y sobre su cuerpo, porque el embarazo pasa principalmente sobre el cuerpo de ella”.

Desde el área de la salud, la enfermera independiente Neidy Bocanegra considera necesario que se empiece a promover desde las distintas instituciones la planificación masculina, especialmente cuando el hombre es quien presenta menor segregación de hormonas y por lo tanto una menor exposición de alteraciones en su sistema.  

Mientras se debate sobre el tema, el sistema golpea la vida de las mujeres y niñas que siguen siendo criminalizadas por decidir sobre su cuerpo y recurren a los abortos clandestinos, lo que puede ocasionar graves consecuencias en su vida.

“La clandestinidad se debe acabar, el automedicarse con Misoprostol no puede continuar; este medicamento debe contar con un acompañamiento médico”, indicó Neidy Bocanegra.

En cambio, Miguel Díaz precisa: “A la mujer se le deben brindar otras alternativas, esas clínicas abortistas generan muchos favores económicos, entonces se debe defender la vida del más débil que en este caso sería el  bebé y del padre que quiera tener la criatura”.

Resulta importante que las diferentes instituciones desde sus saberes generen lineamientos educativos para promover la planificación familiar al igual que combatir el desconocimiento. Asimismo se debe tener presente que la despenalización del aborto no significa que todas las mujeres van a buscar como abortar.

aborto

A la expectativa 

Desde el colectivo de Ibagué, Imagina, se han desarrollado distintos talleres de sensibilización y formación en derechos sexuales y reproductivos en la ciudad y en los diferentes municipios del Tolima, como también se ha participado en las calles con acciones de incidencia durante fechas conmemorativas. 

“Estos eventos han sido de gran impacto, ya que los lugares a los que se acceden cuentan con un gran número de población vulnerable que no recibe información sobre salud sexual reproductiva, y cuando se les ha brindado la información han sido receptivos”, comentó Paola Galindo, comunicadora social de Imagina.

La discusión sigue abierta y ante lo complejo que ha resultado para la corte tomar una decisión, desde el Colectivo Causa Justa e Imagina, se continuarán realizando varias acciones legales y pedagógicas para eliminar el delito del aborto del Código Penal.

En esta misma línea María Isabel Niño manifestó: “En caso de que la Corte pierda esta oportunidad histórica de avanzar frente a los derechos de las mujeres seguiremos buscando los espacios legales y legítimos para que el aborto salga del ámbito penal y pase a una regulación que se de desde el derecho sanitario”.

Dado el caso que la Corte Constitucional tome una decisión a favor del aborto, sería necesario que la iniciativa vaya acompañada de unos lineamientos y las diferentes organizaciones como colectivos feministas continúen con un trabajo constante para educar respecto al tema y exigir la prestación de los servicios sin barrera alguna, pues los profesionales de la salud entre otros, pueden recurrir a la objeción de conciencia. 

La situación en la Sala Penal aún es compleja y pareciera que Colombia este año no tendrá una postura clara al respecto, pues los nueve magistrados entre inhabilidades y recursos en temas procedimentales no han logrado avanzar y poner la discusión en el punto inicial. ¿Estrategia?

En Colombia se considera que existe la persona jurídicamente a partir del nacimiento y en ese momento ya tiene derechos, María Isabel Niño.

aborto

No es abortar por abortar

Existen varios análisis sobre los riesgos de un procedimiento abortivo, donde se puede identificar que hay mayor peligro para las mujeres cuando acceden a lugares no autorizados. Pero, resulta importante destacar que Colombia tiene una ventaja y es que al tener el aborto legalizado bajo tres causales le ha permitido contar con protocolos y normativas, al igual que con profesionales que se encuentran capacitados en el tema.

“Después de realizarse un aborto toda mujer debe esperar en promedio dos años para quedar embarazada porque toda la parte reproductora queda afectada, por ello, se deben establecer políticas reguladoras”, argumenta Neidy Bocanegra.

María Isabel Niño en representación del movimiento Causa Justa propone diseñar una política de salud integral donde las mujeres y las niñas tengan el derecho a la información y acceso a métodos anticonceptivos, como también resalta la importante de que los procedimientos se brinden de forma oportuna y en condiciones de calidad. 

“Si el Estado hace legal el aborto, tendrá que realizarlo en todas las mujeres que así lo exijan y ese dinero sale del impuesto del contribuyente, entonces si la persona no está a favor del aborto su dinero será usado para algo en lo que no esta de acuerdo, además, se promueve la actividad sexual irresponsable”, comentó Díaz.

En Colombia hace 15 años el aborto es legal mediante la sentencia C355 de la Corte Constitucional la cual estipula tres causales:

  1. Cuando represente un peligro para la vida o la salud de la mujer.
  2. Cuando el feto presenta malformaciones incompatibles con la vida.
  3. Cuando el embarazo es producto de acceso carnal violento.

La carta magna protege el derecho del nasciturus donde se considera vida desde la concepción, Miguel Ángel Díaz.

DATOS

  • Entre 2015 y 2017 en Ibagué se presentaron 175 interrupciones voluntarias del embarazo, 154 fueron por causal salud, 18 por causal malformación y tres por causal violación.
  • Entre el 2012 y 2017 en el hospital Federico Lleras se informó de la presencia de 10 profesionales con conocimiento sobre prácticas de aborto, pero nueve de ellos se han declarado en objeción de conciencia.
  • Entre el 2012 y el 2017 en Ibagué se judicializaron 64 mujeres por aborto.
*Con cifras tomadas del documento Diagnóstico Participativo e Implementación de la IVE en Ibagué, del Colectivo Mujeres del Tolima y la Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres.

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí: https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

CLAUDIA MARCELA MORENO DÍAZ

Comentarios