Vendedores informales de la 21 tienen hasta mañana para desalojar

REDACCIÓN – EL NUEVO DÍA
Para mañana se tiene previstos los operativos para recuperar el espacio público de la Plaza de la 21, con el fin de evitar que haya vendedores sobre toda la Cuarta Estadio.

Vendedores informales de la plaza de la 21 piden a la Administración municipal suspender los operativos de desalojo programados para mañana, relacionados con la recuperación del espacio público, hasta que se les garantice un lugar digno donde puedan vender sus productos.

Según José Miguel Castillo, presidente de la Asociación de Comerciantes Mayoristas de Plazas de Mercado ‘Asocomercaibagué’, la Alcaldía aún no tiene un sitio para los cerca de 400 vendedores que trabajan en las calles, “así la administración argumente que sólo somos 280”.


Por lo tanto, requieren que la Secretaría de Gobierno, que es la dependencia encargada del proceso de recuperar el espacio público del sector, estudie la posibilidad de que la Alcaldía tome en arriendo el parqueadero de la calle 21 entre carreras Tercera y Cuarta, ya que “es un lugar donde cabemos todos, tanto el sector mayorista como minorista.


“Además, estamos dispuestos a pagar un arriendo justo por estar allí”, afirmó la Asociación en comunicación dirigida a la Secretaría de Gobierno.


La gestión de la Administración
Sin embargo, el secretario de Gobierno municipal, Jhon Ésper Toledo, argumentó que la Administración municipal tiene un plan a corto, mediano y largo plazo para recuperar el espacio de la plaza de la 21, que definió así:

“Hoy (ayer), se sortearon 170 puestos a vendedores informales para ubicarlos en las plazas de la 21 y la 28, que son los lugares identificados con espacio para estos trabajadores; esta será una medida a corto plazo.


“Teniendo en cuenta que el número de vendedores supera el de los sitios propuestos, transitoriamente serán ubicados sobre toda la carrera Cuarta Bis, con un área de dos metros cuadrados; esto mientras se busca una solución a una reubicación.


“A largo plazo se tiene previsto estudiar la posibilidad del parqueadero y de pronto otras propuestas que surjan y que no generen tantos costos para el municipio, como la dotación de algunos vendedores con fruver móviles, que son módulos que tienen como objetivo embellecer las plazas de la ciudad, reemplazando de alguna manera a las tradicionales carretas”, informó el funcionario.


Puntos críticos
Toledo mencionó que los camiones de carga que traen alimentos a Ibagué invaden el espacio público en la 21, creando caos vial y disminuyendo la movilidad, desconociendo que la Plaza del Jardín es la única autorizada para el cargue y descargue de alimentos.

No obstante, Asocomercaibagué anota que la ciudad carece de sitios de descargue en todas las plazas, por eso se generaron problemas de movilidad en la Plaza del Jardín.


“El que teníamos en la 21, fue vendido para colocar el supermercado Mercacentro. Buscaron una solución a los minoristas, pero no han pensado en que los mayoristas trabajamos por horas. Por eso necesitamos garantías aparte”, apuntó Yerson Reyes Cuéllar, mayorista.


Otro tema que les preocupa es el número de vendedores que serán reubicados.


Dicen que no todos los minoristas tendrán la suerte de estar dentro de la plaza ni sobre la Cuarta Bis. Por lo anterior, ratifican que la Alcaldía debería aplazar el operativo y solucionar primero la reubicación de todos los informales.  


A esta situación, se suma que los dueños de los locales, que pagan impuestos, no están conformes que ubiquen tanta gente frente a sus negocios.


Sin embargo, la Administración señaló que el número no asciende a más de 400 personas.


“En la 21 una persona es dueña de dos o tres puestos, ese número se reducirá; además, los locales en propiedad no tendrán autorización para colocar puestos, ya que esto disminuye la posibilidad de empleo de algún trabajador informal”, explicó Toledo.


Todo lo anterior evidencia que “aún no hay claridad sobre los operativos y la adjudicación de puestos para los informales, por lo cual, reiteramos una vez más la importancia de que se suspendan los operativos; de lo contrario, la reubicación será forzada por parte de la Policía Metropolitana”, concluyó Robayo.


Otros problemas
De acuerdo con Toledo, una de las principales dificultades para adelantar este proceso es que tras un censo inicial sobre ocupantes del espacio público en la 21, prácticamente se han duplicado, lo que a todas luces es la oportunidad que quieren aprovechar algunos para ser incluidos y obtener beneficios que le brinde la medida; por otra parte, está la problemática de las bodegas de la periferia que generan desigualdad en la competencia y arrojan basuras incrementando el caos en el sector.

Solicitamos la no reubicación forzada de los trabajadores informales de la plaza de la 21 y que además nos garanticen el derecho al trabajo.

NATALIA RAMÍREZ B.

Comentarios