Especial: Ibagué anhela la culminación de sus escenarios deportivos

Crédito: Suministrado / El Nuevo Día.
Calificados como proyectos críticos por entes de control del orden nacional, la ejecución de estas obras de infraestructura deportiva siguen siendo un mar de incertidumbre para los ibaguereños.
PUBLICIDAD

El entramado de corrupción en los fallidos Juegos Nacionales de 2015, que dejó a Ibagué sin escenarios deportivos, sigue siendo un problema mayúsculo para la capital del Tolima que aún no se repone del despilfarro de los recursos públicos. La situación incluso sigue en el radar de la Contraloría General de la República (CGR) en la deshonrosa lista de los ‘Mamuts de la corrupción’ que tiene la entidad y que recoge todas las obras inconclusas del territorio nacional.

Según cuentas del ente de control, el daño al erario asciende a $66.346 millones, por irregularidades en la contratación de estudios y diseños y en la ejecución de obra, aunque a la fecha hay varios fallos de responsabilidad fiscal y varios procesos judiciales en los que están vinculados el exalcalde Luis H. Rodríguez, exfuncionarios públicos, contratistas y testaferros. El inconformismo permanece, por un lado, por la sensación ciudadana de impunidad ante los resultados judiciales y, por otro, por la falta de espacios para la práctica deportiva.

2

Los escenarios entregados pero en la mira de los entes de control

En 2019, al cierre del gobierno anterior, el entonces mandatario Guillermo Alfonso Jaramillo logró hacer la entrega de tres nuevos escenarios; el patinódromo que tuvo una inversión de $8.737 millones y permitió que este año la ciudad fuera sede de un certamen internacional con la realización del Campeonato Panamericano de patinaje.

Asimismo, se entregó el estadio de atletismo por $16.445 millones, en donde también se celebró el Campeonato Nacional e internacional de Atletismo, y el estadio alterno de fútbol, espacio donde se invirtieron $9.300 millones.

En 2020 y con la llegada de la nueva administración se hizo la entrega final del urbanismo del Parque Deportivo, obra que se recibió a satisfacción y está avaluada en $28 mil millones.

Pese a las entregas y la proyección de varios escenarios, la Veeduría Agua para Ibagué (Vapi) ha denunciado varias falencias en obras como las de urbanismo, por lo mismo la Contraloría municipal ha anunciado revisiones a los contratos para determinar posibles fallas.

 

Reiniciar el proceso

Ante la penosa situación, los Gobiernos posteriores han llevado como bandera de sus campañas la culminación de la infraestructura deportiva; el exalcalde Guillermo Alfonso Jaramillo en su momento se enfrentó a pleitos jurídicos, liquidación de contratos y consultorías para determinar el estado real de los escenarios, pese a su apuesta, solo 4 obras se recibieron a satisfacción por el Municipio.

La actual administración de Andrés Hurtado, tiene el mismo propósito y espera antes de cerrar el cuatrienio dejar listos todos los escenarios que en su momento se tuvieron previstos para el certamen de 2015.

El secretario de Infraestructura, Juan Carlos Núñez, indicó que para alcanzar dicha meta están comprometidos en la ejecución de las obras, “tenemos los elementos, tenemos la gente y es un trabajo permanente”, dijo el funcionario.

Por lo mismo, se solicitó un empréstito por $105 mil millones al Concejo de Ibagué, en donde más de $30 mil millones son invertidos en escenarios deportivos. 

1

Las piscinas olímpicas (Unidad deportiva calle 42)

Desde el pasado 16 de abril está en el Secop II el proceso contractual por $13.229 millones con el que se pretende hacer la construcción de la nueva gradería y adecuaciones arquitectónicas para el complejo de piscinas de la unidad deportiva en la calle 42. La adjudicación o declaratoria desierta de la obra debe quedar definida el 9 de junio, y el tiempo estimado para la ejecución del proyecto es de solo seis meses.

En la etapa de prepliegos varias veedurías alertaron posibles anomalías en el proceso, según denuncias, dentro de su revisión se detectó un presunto “copie y pegue” de archivos en donde se mezcló lo que se presentó en 2015 y 2018.

“Cambios reales o estructurales no vemos ninguno en relación a la licitación pasada y al estudio pasado que todos sabemos que está mal hecho. No se hicieron cosas nuevas (...) si salió mal en el pasado y seguimos haciendo lo mismo, probablemente vamos a tener el mismo resultado”, dijo el veedor de Más Tolima.

No obstante, la Alcaldía ha dejado claro que el proyecto está trazado de forma transparente y que sí se han tenido en cuenta los aportes entregados por ingenieros de veedurías y deportistas de las ligas de natación.

 

El compromiso de la Gobernación

En múltiples escenarios tanto el alcalde Andrés Hurtado, como el Gobernador Ricardo Orozco, han dado a conocer la intención desde el Gobierno departamental de financiar dos escenarios deportivos; el coliseo menor en la Unidad Deportiva de la 42 y el complejo de piscinas en el Parque Deportivo. No obstante, la iniciativa ha quedado reducida, luego de que la Asamblea votara negativo a la autorización para comprometer vigencias futuras para financiar la ejecución de dicha obras, argumentando reparos de las veedurías en estudios y diseños.

Aunque se ha dicho que la iniciativa se volverá a presentar ante los diputados, también se habló de la conformación de mesas técnicas y hacer los ajustes que se consideren pertinentes.

 

 

Entretanto, el veedor Humberto González Saavedra indicó que en la actualidad el panorama para la construcción de la infraestructura deportiva es de incertidumbre, sobre todo por las obras que están a cargo de la Gobernación, pues aún no hay claridad de dónde saldrán los recursos y los que se tenían proyectados, a través de una iniciativa de autorización de vigencias futuras, no tuvieron el visto bueno de la Asamblea.

González, resaltó la importancia de que en la ciudad se cumpla con estas importantes obras y que todo se haga en el marco de la transparencia para evitar la pérdida de más recursos.

“Tenemos que luchar por nuestros escenarios deportivos, son algo importante, nos transforma la ciudad, nos da una imagen, es importante que reaccionemos y entendamos que Ibagué requiere obras para mostrar (...) hay que mirar que las contrataciones sean serias, deben conocer los diseños, luego el contrato y eliminar la posibilidad de adiciones presupuestales”, aseguró González.

Por ahora, lo cierto es que de la decena de escenarios proyectados actualmente solo hay cuatro obras terminadas, todas en el Parque Deportivo; el estadio de atletismo, el patinódromo, el estadio alterno de fútbol y el urbanismo.

Otros dos están en obra, uno desde el 2019; dos más están en proceso de licitación pública y uno más acaba de ser adjudicado, asimismo hay dos escenarios en los que se comprometió la Gobernación para su ejecución, pero aún no hay anuncios importantes sobre su materialización.

 

Sin resultados contundentes

En medio de la zozobra por el trabajo que tiene el Municipio para recuperar los escenarios deportivos, también está el inconformismo generalizado por el débil actuar de las autoridades para judicializar a los responsables del millonario desfalco al erario en 2015.

En la actualidad se han surtido procesos judiciales contra más de 20 personas, entre ellos exservidores públicos como Oswaldo Mestre, secretario de Hacienda; Carlos Heberto Ángel, gerente del Imdri y Orlando Arciniegas, asesor externo de la Alcaldía, también continúa el proceso judicial contra el exalcalde Luis H. Rodríguez, pero a la fecha no hay resultados contundentes.

En marzo y luego de tres años detenido se declaró la libertad de Jorge Alexander Pérez, alias “El Chatarrero”, esto luego de que no se pudiera dar inicio al juicio oral en su contra. Pérez estaba acusado por las presuntas irregularidades en el contrato por $37.000 millones para la remodelación de la Unidad Deportiva de la calle 42, el cual le fue otorgado.

Para las veedurías tal situación es lamentable y se queda corta con todas las situaciones y personas que pasados 5 años ni siquiera han sido vinculadas o relacionadas con estos hechos de corrupción.

“Aquí se han condenado a algunas personas de bajo perfil, pero indudablemente se quedaron muchos por fuera y quienes están vinculados no se han llamado a juicio. Poniéndole un porcentaje vamos hasta ahora en un 40% de lo que deben ser las investigaciones y condenas con respecto a este robo, falta toda la contratación que se hizo en el Parque Deportivo, eso es mucho, es que cogieron la plata, la distribuyeron y no hicieron nada, lo que se ha recuperado ha sido poco con relación al perjuicio”, dijo el veedor Fernando Varón Palomino. En el caso de la libertad de “El Chatarrero”, el veedor Humberto González, señaló que se perdió la oportunidad de denunciar alrededor de otras 52 personas que en su momento el abogado del acusado señaló podían estar vinculados a los hechos de corrupción y también acotó que el camino es largo para detectar los responsables, “aquí participaron politiqueros y gobernantes de turno”, acotó. 

Lo último que se supo de las actuaciones judiciales es que la Corte Suprema de Justicia dejó en firme la condena de 27 años contra el abogado Orlando Arciniegas, luego de que se inadmitiera la apelación de la defensa de un recurso de casación.

3

Urbanismo y coliseo de combate  (Unidad deportiva calle 42)

Este escenario es otra de las obras que está en ejecución, la misma fue contratada en 2019 por $21.849 millones al Consorcio CCA Coliseo Ibagué, quien está próximo a cumplir dos años en obras con un avance de ejecución superior al 90%. El contratista se ha visto en aprietos al tener que asumir obras que quedaron pendientes o tenían relación con los otros escenarios deportivos dentro de la Unidad Deportiva, vitales para dejar funcional el espacio.

Entre las modificaciones está la instalación de una subestación eléctrica, así como un cambio en la tubería para poder expulsar las aguas residuales y lluvias, y evitar que las mismas ingresen a los 174 parqueaderos subterráneos que se crearon.

Aunque la última prórroga va hasta mayo, el consorcio solicitó un nuevo periodo de 60 días, es decir hasta julio, para poder entregar todos los espacios, es que la pandemia, así como las recientes manifestaciones, habrían tenido un impacto negativo para la consecución de varios materiales. A la fecha se desconoce si el Imdri dio el aval para brindar más tiempo.

4

El Tejódromo

Este escenario, que tiene un valor de $5.089 millones, ya está en proceso de licitación pública y sólo dos empresas mostraron su interés por quedarse con el escenario en el que se hará una inversión de $5.089 millones; el consorcio Parque Deportivo 2021 y el consorcio G21. El próximo 28 de mayo se conocerá quien se queda con la ejecución de la obra.

Según la Alcaldía, el proceso contempla diez canchas de lanzamiento, zona de enfermería, baños públicos, depósito, oficina, local comercial y una gradería con capacidad para más de 150 personas.

 

El Coliseo Mayor

Esta obra es la única que ha puesto en marcha la actual Administración, su proceso contractual estuvo salpicado por múltiples denuncias de posibles direccionamientos contractuales, por lo mismo, se tuvo que reiniciar un proceso de licitación tras llamados del Ministerio del Deporte y los entes de control.

En materia de inversión es la que más recursos suma, allí se invirtieron $43.798 millones y el contratista es el consorcio Obras Especiales Ibagué.

Actualmente la obra, que inició de manera formal en febrero, tiene un avance de ejecución del 2% y se realizan procesos de excavación para hacer los cimientos, allí ya se desembolsaron $6.500 millones.

 

El Complejo de Raquetas

Para la puesta en marcha de este escenario la Alcaldía adjudicó el pasado 10 de mayo la obra al consorcio Ibagué Raquetas representado legalmente por Carlos Alberto Rozo Nader, oriundo de Barranquilla y quien tiene un 60% de representación del consorcio y la empresa Pleximundo S.A.S con un 40%.

Frente a los oferentes se ha generado suspicacia teniendo en cuenta que los mismos participaron en obras de la Administración Char en Barranquilla; sin embargo, vale la pena destacar que la construcción que realizaron, el Parque de Raquetas, ganó un premio Cemex de arquitectura en la categoría espacio colectivo.

Con la legalización de pólizas y el proceso de interventoría, que cuesta $470 millones, se espera que la ejecución de este espacio avaluado en $8.846 millones inicie en junio.

El Nuevo Día.

Comentarios