emergencia

 

Tolima tiene uno de los 5 pueblos fantasmas del país: vea sus misteriosos orígenes

Crédito: Revista Semana, radionica.rocks, Caracol Radio.
Este pueblo del Tolima es considerado uno de los 5 pueblos fantasmas que existen en el país, todos con historias aterradoras y misteriosas.
PUBLICIDAD

Colombia es un país de variedad cultural y folclórica, con paisajes y destinos diversos llenos de naturaleza, que encantan a propios y turistas.

Sin embargo, entre sus calles y montes, también se esconden historias que podrían considerarse aterradoras, un pasado marcado por desastres, violencia y accidentes, que igualmente hace parte de la tradición.

Ese tipo de historias forman este Top de los cinco municipios que, debido al duro pasado, hoy en día están abandonados y se han convertido en “fantasmas”.

 

Pamplona

En el Norte de Santander se ubica esta localidad que no es un pueblo fantasma al 100%, pero cuenta edificios y casas en los que los habitantes aseguran que viven almas del más allá.

Existe una en particular conocida como “la casa embrujada”, una edificación que de noche, provoca escalofríos y es frecuentada por estudiantes que buscan un poco de emoción paranormal.

Incluso, se dice que han fotografiado fantasmas.

1

La Jagua

Cuenta la leyenda, que este corregimiento del Huila con más de 400 años de existencia es hogar de brujas y hechiceras, espíritus blancos que huyeron de Europa hace cientos de años cuando fueron cruelmente quemadas vivas.

“Me dijeron que La Jagua era un sitio envuelto en la hechicería. Que allí leían las cartas, el tabaco y el chocolate, y hasta que hacían ataduras de amor. Que si lo visitaba, mejor me armara de camándulas, rosarios e imágenes religiosas, pero más que todo de mucho valor, porque me iban a asustar”, dice el testimonio de una ciudadana para la Revista Semana en un informe titulado "La última bruja de La Jagua, el pueblo de las hechiceras en Huila".

2

Armero

Desde luego, la población del Tolima que ocupa un lugar en los “pueblos fantasmas” de Colombia es Armero, epicentro de la catástrofe natural más dolorosa que ha vivido el país en su historia reciente.

Aquel fatídico 13 de noviembre de 1985, el casco urbano de Armero terminó reducido a la nada, quedando completamente abandonado, pues la población se reconstruyó en el corregimiento de Guayabal.

3

La Siberia

En el departamento de Cundinamarca, este municipio es el sitio ideal para que los amantes de los fantasmas y la actividad paranormal visiten y vivan experiencias cercanas al más allá.

El pueblo tuvo un desafortunado destino: en 1998 la fábrica Cemex, corazón de la economía, cerró sus puertas. Lo que le siguió fue el gradual abandono de las viviendas, que terminaron abandonadas cuando la ciudadanía se fue de este lugar, ubicado en vía a La Calera.

Hoy solo queda el esqueleto de lo que era comercio y hogares.

4

Jordá del Sube

Esta pequeña población de Santander es especialmente particular: no tiene rutas publicas directas, solo se puede llegar en carro particular, casi no existe comercio como hoteles, restaurantes o almacenes.

Tiene una población que no supera los 1.050 habitantes y no tiene cementerio. Se considera pueblo fantasma no porque asusten o esté abandonado, sino por su misteriosa forma de vida.

“Una estrecha carretera es el único camino de acceso para llegar al pueblo. Ninguna ruta de bus tiene como destino a Jordán, así que para llegar hasta allí, es necesario hacerlo a través de transporte particular, a pie, a caballo o en burro”, escribió al respecto el portal radionica.rocks en un artículo titulado "Jordán, el ‘pueblo fantasma’ oculto en las montañas de Santander".

5

Y usted, ¿Qué otros pueblos considera “fantasmas”?

Redacción web.

Comentarios