Prisión Perpetua y Politiquería punitiva: II

No terminaban de celebrar los promotores de la cadena perpetua su aprobación constitucional cuando varios soldados daban muestras de ineficacia de dicha amenaza, atentando contra la integridad de una niña indígena.

Sistemas alimentarios sostenibles

Todos los análisis de la crisis por Covid-19 indican que los pobres (más de 15 millones de colombianos) sufrirán el mayor impacto económico.

“Gastar, gastar y gastar”

Tal fue la consigna de John Maynard Keynes, el más grande economista de todos los tiempos, frente a la Gran Depresión de los años 30 del siglo pasado.

Un Tolima sostenible y competitivo es posible

La crisis social y económica provocada por el Covid-19 podría convertirse en una gran oportunidad para que el Tolima recupere su liderazgo nacional en materia de sostenibilidad y competitividad.

Engañando al pueblo con promesas de prisión perpetua: I

Hemos iniciado el fin del abuso sexual contra mujeres, niños y niñas. Este fue el grito de victoria de quien promovió la cadena perpetua cuando el Senado terminó la aprobación de esta pena demagógica, cruel y degradante esta semana, con el que se exalta la violencia del Estado contra “la maldad”. Pero este personaje más bien debería haber dicho: he iniciado la campaña política para llegar a órganos de elección popular instrumentalizando el dolor que produce el abuso sexual contra seres indefensos.

Debemos ser hombres nuevos

No resulta desacertado afirmar que en gran parte el mundo está colapsado, tal como las noticias diarias lo demuestran.

Viejitos encerrados: ¡Qué infamia!

Una de las decisiones más controvertidas de nuestra Corte Constitucional, y que le ha dado a ésta trascendencia universal, ha sido la que despenalizó el consumo de dosis personal de ciertas drogas ilegales porque la norma que lo prohibía atentaba contra el derecho a la autonomía personal, trataba al consumidor como enfermo y obligaba a encerrarlo en un establecimiento psiquiátrico.

Soberanía nacional sí, tropas norteamericanas no

Ha causado gran revuelo en el debate nacional el anuncio de la presencia de tropas militares norteamericanas en Colombia, sobre todo porque el argumento del gobierno de Iván Duque, la embajada de Estados Unidos y sus aliados políticos, es abiertamente ilegal, pasa por encima de la constitución política, el principio de soberanía nacional y amenaza la paz de la región. Es menester analizar este hecho más allá de los engaños que se vienen promoviendo en distintos medios de opinión.