“Ya logramos la apertura, ahora hay que lograr la consolidación”

Colprensa / EL NUEVO DÍA
Crédito: Colprensa / EL NUEVO DÍA
El Ministro de Comercio, Germán Umaña, explicó que ya se dio el paso más importante con la frontera. Ahora el reto será consolidar y recuperar el comercio binacional, que alcanzó a ser de unos US$7.000 millones al año.

PUBLICIDAD

El Gobierno del presidente Gustavo Petro ha enfocado sus esfuerzos en este primer mes en la apertura de la frontera entre Colombia y Venezuela, un hecho que será realidad este 26 de septiembre, a las 10 a.m., cuando el transporte de carga vuelva a cruzar los puentes Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander.

Uno de los funcionarios que ha estado al frente de esta apertura es el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Germán Umaña, quien junto a sus pares de otras carteras ha estado liderando el trabajo logístico con aduanas, recuperación de puentes y lo que tiene que ver con seguridad para el paso de mercancías.

Colprensa dialogó con el funcionario, quien habló de las expectativas del Gobierno con la reactivación de este paso fronterizo, que antes movía el 60% del comercio binacional.

 

¿Qué balance puede hacer hasta el momento de este primer mes en la cartera?

Han sido unos primeros días no solo apasionantes, sino con resultados, y el principal de ellos, que lo habíamos anunciado desde el programa de empalme, es la apertura de la frontera entre Colombia y Venezuela. 

El trabajo que hemos realizado tiene que ver fundamentalmente con tres cosas: una reorganización en el tema de promoción del turismo verde; en segundo lugar, los temas de comercio exterior; y en la industria rápidamente hemos podido avanzar, gracias a un equipo de trabajo formidable, en la formulación y desarrollo de una política industrial.

 

Frente a la reapertura de la frontera, ¿cómo se está construyendo esa relación económica entre los dos países?

Gracias a un trabajo de colaboración entre Colombia y Venezuela del más alto nivel, con el liderazgo de los presidentes Gustavo Petro y Nicolás Maduro, se dieron las instrucciones a todos los ministros para esa apertura. Como comercio exterior tenemos claro que nuestro trabajo es facilitar todos los temas de apertura de la frontera y, para el 26 de septiembre, nosotros con el Ministerio de Transporte, la Cancillería y todas las entidades adscritas hemos hecho todo el trabajo logístico, con aduanas, con infraestructura, con todo lo que tiene que ver con tener la mayor seguridad para el paso del transporte de mercancías en frontera.

Desde el punto de vista del sector comercio y transporte hemos realizado todo lo necesario para que esto salga muy bien, ahora se trata de profundizar en todo lo que son las relaciones comerciales de inversión, complementación industrial y productiva; y ya con la vicepresidenta Delcy Rodríguez, que es la jefe del sector económico en Venezuela, hemos acordado importantes reuniones con todos los ministros del área económica, para perfeccionar, en el marco de los acuerdos internacionales y en el marco de la seguridad jurídica y de la institucionalidad, el desarrollo posterior. Estamos ante un gran reto, ya logramos la apertura y ahora lo que tenemos que lograr es la consolidación.

 

-¿Cómo va a ser esta apertura? ¿A partir del lunes empezará a darse el paso por los puentes fronterizos de los camiones con mercancía de un país al otro?

Sí, lógicamente que eso necesitará hacia el futuro una adecuación, porque son siete años intermitentes o permanentes del cierre de la frontera, pero ya toda la logística aduanera y en materia de transporte está determinada. Desde el 26 tendremos el paso de tractomulas en los dos sentidos en la frontera.

 

- ¿Qué expectativas hay frente a este restablecimiento de relaciones en cuanto al comercio? ¿Se espera que esta apertura empiece a dar frutos en el corto, mediano o largo plazo?

Tal vez lo más importante es la recuperación de los indicadores sociales en la frontera, es decir, esa brecha que se había formado entre la Nación y las regiones, tanto en Colombia como en Venezuela, desde el punto de vista del empleo, de la formalidad, desde el ingreso per cápita, de todo lo que tiene que ver con la recuperación de indicadores de pobreza, que con la apertura van a empezar a cerrarse.

En segundo lugar, lo que se va a ver es una complementación productiva, industrial, de servicios de inversiones, que eso va a ser virtuoso para la recuperación de la frontera de Norte de Santander. 

Además de este tema que se vuelve fundamental, se va a producir un crecimiento en el comercio binacional legal, que para este año podemos pensar entre 800.000 y 1.000 millones de dólares, muy lejano de los 7.800 millones del 2008, pero en general somos muy positivos de ese crecimiento del comercio. 

Posiblemente el próximo año lleguemos a los 2.000 millones y ya se da un proceso paulatino de recuperación de todos los temas sociales, el fortalecimiento de la            frontera.

 

Javier Molina - Colprensa Bogotá

Comentarios