Misterios de la montaña: cine tolimense con voz de mujer

Fotos Said Cabrera y Tatiana Cardona / EL NUEVO DÍA
Crédito: Fotos Said Cabrera y Tatiana Cardona / EL NUEVO DÍA
Contenido Exclusivo
Finalizó la producción de Misterios de la montaña, la serie de seis capítulos que rescata historias fantásticas de los campesinos del Tolima, escrita y dirigida por la cineasta Yamile Ramírez.
PUBLICIDAD

En 2013, cuando producía el documental El lecho del Mohán, Yamile Ramírez se encontró con los relatos orales de campesinos e indígenas en donde no sólo hablaban de mitos y leyendas como la patasola o la llorona sino en donde aparecían experiencias de vida enmarcadas en lo paranormal, en lo fantástico, en lo mágico. Yamile se adentró en esas historias en las que siempre aparecía el conflicto entre el bien y el mal, que eran transmitidas a través de la tradición oral. En cada visita a los pueblos del Tolima, aparecían más relatos y la magia que residía en ellas comenzó, de alguna manera, a vivir en ella. 

Su investigación la llevó a “esa relación casi mitopoética entre el indígena y algo que no entiende”, como ella misma afirma. Allí nació Misterios de la montaña, la serie que ganó la convocatoria Abre cámara 2022 de MinTic, una producción que superó los 650 millones de pesos que espera su lanzamiento nacional e internacional en 2023.

Misterios de la montaña es quizá la más grande producción del cine tolimense y está compuesta por seis capítulos, cada uno con una duración de 24 minutos, auto conclusivo, en la que los personajes se ven enfrentados a escenarios de fantasía y misterio, sumergiendo al espectador en las profundidades de nuestras montañas para develar los secretos y enigmas más inescrutables.

Del calor incesante de Coyaima y la brisa refrescante del río Saldaña, a las montañas de Murillo, Líbano e Ibagué, el equipo de producción de más de 40 personas, viajó al corazón del Tolima. 

Encontraron la guaca de Poloche en Semana Santa, cuando en una noche de tormenta tres hombres extraños irrumpen en la choza de un viejo pescador atraídos por una luz que aparece cada viernes santo a las 12 de la noche; fueron testigos del pacto de ‘Ay de mí’, con el que Bonifacio llena de pescado su atarraya en el Saldaña; vivieron la pasión de Julia, la extraña mujer que se le aparece a dos mineros que lavan tierra sobre una batea buscando algo de oro; jugaron a las escondidas con el niño del cafetal; y sufrieron la persecución de ellos en el encargo.

“Estas historias de magia no sólo cuentan las historias de los campesinos, sino que giran alrededor de sus quehaceres tradicionales. Aquí aparecen la minería, la pesca, el cafetal, la ganadería, la montaña toda, porque la montaña nace también en el río”, dice Yamile que logra, a partir del suspenso, crear un universo narrativo que se inscribe en lo real maravilloso y que rescata parte la memoria del campesino tolimense.

Suministrada / El Nuevo Día

 

Historias con voz de mujer

 

Desde hace quince años, Yamile Ramírez ha hecho parte de la filmografía del Tolima. Fue asistente de dirección de Luis Rozo en el cortometraje Zapatos & betún, y del mediometraje Darío Jiménez, pintor de la ciudad. En 2011 dirigió Ima, ganador del XI Festival de cine y video de los pueblos indígenas y produjo y dirigió De güipas y guámbitos, la miniserie de Señal Colombia. Desde entonces ha realizado más de 20 producciones en las que aparece su interés por los campesinos, los indígenas y su relación con el territorio.

“El cine es un mundo esencialmente de hombres; sin embargo, cada vez aparecen más mujeres que tenemos algo para contar. No ha sido fácil”, dice Yamile quien también fue la productora de Paisaje indeleble, el largometraje ganador del FDC en 2011, dirigido por Jaime Barrios.

“Quiero contar lo que sucede en el territorio. Mi trabajo busca la identidad regional a través del diálogo de saberes con las comunidades indígenas y campesinas”, dice.

 Y lo ha logrado. En 2014 realizó la serie documental Territorio Dulima, estrenada en Señal Colombia. Cinco capítulos entre las que se destacan; Falan: túneles y oro, La Chamba, Voces del Ruíz y Un round más, con la que Yamile se adentró en la diversidad del Tolima. Su amor por las historias, por el departamento y por el cine, la convierte en la cineasta regional más importante y con mayor trayectoria.

El trabajo de Yamile Ramírez no sólo ha estado circunscrito a contar historias. Ha liderado proyectos sociales como el proceso de dignificación y formación audiovisual en centros carcelarios y correccionales de Ibagué y desarrollados proyectos de comunicación popular para la resolución de conflictos en municipios como Ataco y Planadas.

En la actualidad es tallerista del Centro Cultural de la Universidad del Tolima mientras trabaja en sus próximas producciones, una adaptación de una novela de un escritor tolimense y La gran nación Pijao: fortalecimiento de los usos y costumbres de la cocina tradicional, grabada en la comunidad indígena Caciques de Agua Dulce, en Ataco. 

Suministrada / El Nuevo Día

 

Producción con lo mejor del cine tolimense

 

Durante poco más de un mes, el equipo de producción, esencialmente tolimense, viajó por las montañas del Tolima.

“El equipo está conformado por los más talentosos cineastas en cada uno de sus campos. Muchos viven en el Tolima y otros, aunque tolimenses, viven por fuera y regresaron a casa para esta producción”. dice Yamile quien escribió el guión y dirige la serie.

El productor general es Diego Fabián Avendaño, conocido cineasta y profesor de la Universidad del Tolima, y la productora, Adriana Guzmán. La dirección de fotografía estuvo a cargo de Jaime Barrios, director de Paisaje indeleble; la dirección de arte fue de Jorge Aguilar Cabrera, con experiencia en producciones internacionales como Los 33, la película acerca de los mineros atrapados en Chile protagonizada por Antonio Banderas y Juliette Binoche. 

La música original de la serie fue compuesta por la premiada maestra ibaguereña Estefanía Pardo, quien ya ha creado la música de producciones nacionales e internacionales; Gabriel Medina Bello, quizá el sonidista más reconocido del departamento lideró el sonido directo y el diseño sonoro. El montaje estuvo a cargo de la cineasta Adriana Marulanda; el vestuario, Felipe Useche, y el ambientador, Francisco Suárez.

10 tolimenses hacen parte del equipo actoral: Alfredo Aguilar, Staruska, Libardo Olaya, Libardo Díaz, Alexandra Romero, Valentina Villa Camacho, Sandra Mejía, Andrew Reyes, Manuela Góngora, Nicolás Díaz.

Visual effects, empresa tolimense productora de la serie, ya se encuentra en conversaciones con Netflix y HBO, quienes ya han mostrado interés en el proyecto, para el lanzamiento internacional en el 2023.

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! 

Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

https://digital.elnuevodia.com.co/library 

 

CARLOS PARDO VIÑA

Comentarios