sssss

¡La música se hizo ‘Heroica’!

Crédito: CARTAGENA FESTIVAL - EL NUEVO DÍA
Con más de siete países invitados, entre ellos Colombia como anfitrión, los sonidos de cámara del siglo XIX se tomaron varios escenarios emblemáticos de la ‘Ciudad amurallada’, que evocaron aquellos espacios en los que la base de la música clásica formó su historia.
PUBLICIDAD

Durante siete días, la ciudad donde la magia del Caribe se hace constante, tomó otro color y otro sonido gracias a la decimosexta edición del Cartagena Festival Internacional de Música, que se llevó a cabo del 4 al 10 de enero.

Con más de siete países invitados, entre ellos Colombia como anfitrión, los sonidos de cámara del siglo XIX se tomaron varios escenarios emblemáticos de la ‘Ciudad amurallada’, que evocaron aquellos espacios en los que la base de la música clásica formó su historia.

El Charleston Santa Teresa, la capilla del Sofitel Santa Clara, el Palacio de La Proclamación, el auditorio Getsemaní del Centro de Convenciones Julio César Turbay Ayala, y el Teatro Adolfo Mejía congregaron este formato, que muy acorde a la situación actual que vive el planeta por la pandemia, permitió disfrutar de la agenda en un auditorio reducido y controlado.

Cuartetos de violines, viola y violonchelo dieron paso en el romanticismo a otros instrumentos para abordar un viaje que llegó al siglo XX con escuelas latinoamericanas, en las que pianos, trompetas, clarinetes, percusiones entre ellas la marimba de chonta se tomaron los novedosos repertorios.

Facetas.

Así las cosas, Alemania y Austria dieron inicio a la agenda, seguido por Francia, Italia, Rusia, países del este como Polonia, Hungría y Rumania, y Colombia, logrando pasar entre el pasado y el futuro, a cargo de talentos de alta talla y nuevos artistas que creen en la permanencia de este género.

Cuartetos, tríos, sextetos, ópera, sinfónicas, filarmónicas y otros formatos demostraron que solo se necesita tener pasión y disciplina para estar allí, y formar a nuevas audiencias, que para esta edición se dejaron ver con mayor presencia.

Una de las actuaciones más destacadas fue la Glass Marcano, reconocida directora venezolana que imprimió su sello junto con la Orquesta Sinfónica de Cartagena, así como la Pequeña Misa de Roussini, que congregó a la Ópera de Colombia, cuatro destacados solistas colombianos en el exterior y otra serie de intérpretes que deleitaron a propios y extranjeros.

Facetas.

ALEJANDRA CAVIEDES. Especial para El Nuevo Día.

Comentarios