Eln dice que Gobierno demora el proceso

Colprensa - el nuevo día
Tras asegurar que ya se completaron dos años de estar negociando en privado con el gobierno de Juan Manuel Santos, la guerrilla del Eln indicó ayer que no se ha pasado a la fase pública porque el gobierno no quiere y además le advirtió que el modelo de hablar en medio del conflict

o fracasó.

En la declaración, aparecida en su páginas web, el Eln indica que “luego de dos años de diálogos Gobierno - Eln, no se logra pasar a la fase pública, porque el Gobierno persiste en una actitud prepotente y de quemar tiempo, pretendiendo imponer sus esquemas prefabricados, sin comprender aún que la Agenda es una construcción negociada”.

Señala además el Eln que el Gobierno Santos ha hecho presiones políticas, militares y mediáticas que “buscan dar golpes para llevar debilitada la guerrilla a la mesa de diálogos; así sea con falsos positivos, como el macabro montaje que hicieron con las piernas del suboficial que dejaron abandonadas en el Catatumbo”.

Voluntad por negociar

La guerrilla indicó también que pese a esos problemas sí quieren negociar, pero advierten que “se agotó el modelo de dialogar en medio del conflicto, que colocó el Gobierno como inamovible”.

Se apartan de una tregua unilateral porque “demostró su imposibilidad de mantenerse”, y sostienen que “urge el cese bilateral de fuegos y hostilidades verificable, que varias expresiones nacionales y de la comunidad internacional han solicitado, a lo cual la insurgencia se ha sumado”.

“La Paz de Colombia requiere del talante y la grandeza del presidente, quien está obligado a reemplazar las encrucijadas y peligros por certezas, para que las grandes mayorías tengan un futuro digno”, afirma el pronunciamiento del Eln.

Diálogos en Cuba

La insurgencia incluso se refirió al proceso con las Farc, del cual consideraron que el Gobierno impone la condición de negociar con la guerrilla en medio de la guerra, “pero es incapaz de respetar sus propias reglas de juego. Así, genera crisis en la mesa de la Habana, cuando las Farc detienen al general Alzate o cuando sus tropas son duramente golpeadas, como ocurrió en el Cauca”.

Finalmente, escriben que la “poca voluntad política del presidente Santos, le impide dimensionar la osada decisión de las Farc de decretar una tregua unilateral, y no logra entender la urgencia de una respuesta de reciprocidad, más allá de sólo suspender los bombardeos”.

COLPRENSA

Comentarios