Nueva legislatura

El Congreso de la República, una de las instituciones más cuestionadas y con menos favorabilidad en la opinión pública, instaló la última legislatura de este cuatrienio que finaliza en 2022. Por primera vez su instalación se realizó a las 8 a.m. debido a las movilizaciones programadas en el marco del paro nacional. Como es habitual, la elección de los presidentes del Senado y la Cámara de Representantes, están cruzados por serios cuestionamientos y escándalos que por supuesto no son informados por los medios de comunicación tradicionales sino por la prensa alternativa que cada vez se posiciona más como fuente para muchos colombianos.
PUBLICIDAD

Esta legislatura se dará en medio de un contexto pre-electoral. Los senadores y representantes están más preocupados por sus aspiraciones re-eleccionistas que por legislar en favor de las grandes mayorías y resolver los grandes problemas nacionales. Los congresistas amigos del gobierno buscarán aprovechar al máximo las dádivas que les pueda brindar el ejecutivo para hacer sus campañas. Muchos de ellos seguramente estarán en las regiones buscando acuerdos y alianzas para garantizar su permanencia en el Congreso.

La nueva legislatura pondrá en evidencia qué tanta fuerza y gobernabilidad le queda al gobierno. El presidente Duque seguramente mantendrá su estrategia de seguir dando la mermelada que tanto le criticó al gobierno anterior, para sacar adelante los proyectos de ley que le interesan, sin embargo, lo esperado es que, con el sol a sus espaldas, muchos congresistas tomen distancia de algunas iniciativas impopulares.

El pulso político en el Congreso se mantendrá entre las bancadas del gobierno, los independientes y la oposición. Parecería que a los senadores y representantes mayoritariamente no les interesan las demandas sociales reclamadas en el marco del paro nacional iniciado el pasado 28 de abril. Muchos de ellos piensan que la ciudadanía olvida pronto, los jóvenes no participan en las elecciones y las clientelas y compra de votos son suficientes para seguir manteniendo sus curules. Veremos…

La agenda legislativa tendrá temas complejos que hacen prever una lucha no solamente en el Congreso sino en las calles. La nueva reforma tributaria que presenta el gobierno tendrá todos los reflectores sobre ella: una propuesta construida por el Ministerio de Hacienda, los gremios económicos y sin la participación del movimiento social. La presentan como Ley de Inversión Social y aspira a recaudar $15,2 billones para atender programas como matrícula cero e Ingreso Solidario. Hay que observar cómo se dará este trámite, quienes realmente serán los sectores económicos beneficiados y cuáles los afectados.

La reforma a la policía es una propuesta que sacará chispas entre el gobierno y las bancadas independientes y de oposición. ¿Se buscará una reforma cosmética o de fondo? ¿El Congreso le apostará a desmontar el Esmad, pasarla al Ministerio del Interior, sacar a los uniformados del fuero penal militar y modificar el sistema de ascensos de la fuerza pública? Indudablemente esta institución tiene una enorme imagen negativa entre los colombianos por toda la serie de violaciones a los derechos humanos que se han visto en el marco de la protesta social; la necesidad de una reforma profunda es imperativa.

Otra iniciativa que se volverá a presentar es la renta básica para las familias más pobres. Debería ser un propósito nacional sacarla adelante.

HUGO RINCÓN GONZÁLEZ

Comentarios