Precauciones necesarias

En medio del sorprendente proceso de unidad que se ha venido notando en torno al paro nacional en curso, varias son las satisfacciones que han tenido los organizadores, pero también el grueso de la población que se ha hecho presente en sus movilizaciones.

¡Felicitaciones colombianos; cayó la reforma!

Por lo menos tres compatriotas muertos y muchas decenas de heridos, retenidos y desaparecidos le costó a nuestro pueblo la intransigencia de un Iván Duque que no ha podido entender que su compromiso de mandatario es con el pueblo, es decir, con el constituyente primario, que fue el que lo eligió, y no con unas oligarquías y un decadente Uribe que lo dejaron solo, al ver a un pueblo enfervorizado en sus propósitos de no dejar pasar la reforma tributaria y concretar otras exigencias.

El Congreso que necesitamos

Las últimas encuestas indican que en las próximas elecciones serán aún muchos más los miles de nuevos colombianos que, al invitárseles a votar por candidatos comprometidos con el pueblo, contesten que sí, que votar por ellos ya no es botar el voto y que con ellos sí se puede ganar.

Los jefes naturales

En casi todo partido existe la curiosa figura del “jefe natural”.

Se nos fue Rojitas

Raúl Rojas González ya no está entre nosotros. Cloto, Láquesis y Átropos se lo llevaron, dejándonos el recuerdo de una vida entregada con devoción a la conquista de esa utopía que muchos creemos posible, mientras otros, pocos por cierto, la niegan aunque viven en ella sin que sus mieles les sean suficientes, y quieran más.

Por una izquierda sin camuflajes

Criticamos en el pasado comentario la intención de ciertos periodistas de inducir a sus entrevistados, sobre todo si son candidatos presidenciales, a que digan cosas que no corresponden a su pensamiento, y esto con el fin de alentar en algunos casos, y desalentar en otros, a sus potenciales electores. ¡Grave atentado contra la ética, pero más grave aún contra el electorado, que termina, gracias al engaño, votando en contra de lo que desearían!

Los paradigmas de la política

La corrupción campea tanto en Colombia que ya ni el periodismo se salva. Hoy no es raro ver, por ejemplo, que un periodista se extreme en esfuerzos por distorsionar la verdad, o por buscarle retorcidas interpretaciones, si con ello puede mermar o acentuar la acogida de alguien, según su parecer.

¿Transformación social?

La reforma tributaria que el gobierno presentará al Congreso ha recibido el nombre de Agenda de Transformación Social; su producido ha sido valorado en 13 billones de pesos y se busca sanear con ella las finanzas del Estado

Las verdaderas alternativas

Entre la apatía de unos y el entusiasmo de otros, algunas personas, deseosas de ser tenidas en cuenta como candidatas al Congreso, ya andan prometiendo soluciones a problemas regionales, con las cuales buscan engatusar a incautos electores.

Los tiempos que nos llegan

Los colombianos hemos acariciado siempre el camino de la unidad, pero, a la hora de la verdad, no todos los que le han declarado su amor se han mostrado dispuestos a darle lo necesario para conseguirla. Esto obedece a que casi todos quisieran ser el centro de ella, bien por considerar que no siéndolo podrían perder las parcelas de poder de que disfrutan, y de las que se creen dueños, o bien por no soportar la idea de que no se les vea como reyes, así sea en pueblo de ciegos.