Enfocar para avanzar

La ciudadanía que mantiene vivo el fragor del paro nacional merece todo el apoyo y reconocimiento por no solo haber logrado tumbar la reforma tributaria y al engreído Ministro de Hacienda, sino porque su resistencia en las calles representa una notificación para los gobernantes autoritarios que han venido acostumbrados a actuar a espaldas del pueblo a través de cómodas componendas con las élites.

Prueba ácida

Las contundentes movilizaciones del Paro Nacional sacudieron al establecimiento y pusieron en jaque al Gobierno, que horas antes de la gran marcha del 28 de abril, se mostraba arrogante y confiado de sacar adelante su Reforma Tributaria.

¡Vamos pa´l paro nacional!

El Paro que inicia este miércoles debe ser tan poderoso que genere la presión suficiente para que los congresistas hundan la Reforma Tributaria, cosa que no está fácil. Uribe esta haciendo todo lo posible no solo para mantener firme la bancada del Gobierno en el Congreso que es amplia y está bien aceitada, sino que tratará de convencer a los indecisos a punta de la mermelada que han denunciado desde el liberalismo y Cambio Radical, o manipulando el contenido de la Reforma para que se vea menos lesiva para la clase media.

Unos en la cama…

La reforma tributaria presentada por el uribismo es un “atraco a mano armada” para todos los ciudadanos y en especial la clase media del país que verá refundidos sus escasos ingresos entre el pago del impuesto de renta, la gasolina y los servicios públicos más caros por el IVA, y el alza en el mercado mensual por cuenta del encarecimiento de las materias primas para el pollo, la leche, el arroz y los huevos.

Como los cangrejos

Ante la inminente nueva ola de contagios y muertes por Covid-19 varias ciudades cerraron y confinaron a su población. En ciudades intermedias como Ibagué aun no se han tomado esas drásticas decisiones, pero parecen venir.

Al caído, caerle

No es que al uribismo se le haya despertado la sensibilidad social para pensar en los más pobres y desposeídos, sus acciones habituales no han demostrado ese carácter, lo que pasa es que nunca antes había visto tan amenazada su permanencia en el poder que ahora propone una reforma tributaria que, a expensas de la empobrecida clase media, promete ampliar programas sociales que seguramente espera ver retribuidos en votos.

Cuidar la casa común

La pandemia no puede ser la excusa para permitir el deterioro del equipamiento de la ciudad y el retroceso en la prestación de servicios públicos que habían venido mejorando su eficiencia en los últimos años. Las denuncias ciudadanas que se quejan diariamente por el abandono de los parques, el mal estado de las vías urbanas y rurales, el menoscabo de los pocos contenedores de residuos que hay sobre las principales vías de la ciudad, la inoperancia de la red semafórica, los constantes cortes en el servicio de agua, entre otros, no son producto de ninguna persecución de los opositores del actual gobierno o de alguna estrategia maquiavélica orquestada para desprestigiarlo, son, simple y llanamente, el resultado de la falta de gobernabilidad y la precaria coordinación interinstitucional para atender las obligaciones que tienen las entidades públicas que tienen bajo su responsabilidad esos asuntos.

Campaña del miedo


La entrevista de Vicky Dávila a Petro publicada ayer en la Revista Semana es apenas una muestra de lo que hará el establecimiento para tratar de retener el poder en manos del uribismo. Vale la pena leerla o ver el video para entender el propósito real de una entrevistadora que con todas las preguntas trató de inducir respuestas sobre temas sensibles para la opinión publica, que después pudieran ser usadas en contra del candidato.

Con esos amigos…

Que el acto principal de la visita del Presidente Duque a Ibagué haya sido la demolición de una casa de expendio de drogas es una ofensa para la sociedad tolimense. Que no tenga nada que venir a decir en relación a los problemas que más aquejan estas tierras como son el desempleo, la creciente pobreza y la escasez de recursos para concretar proyectos que fortalezcan la competitividad de la región, es la clara muestra que no existe un compromiso real del Gobierno Nacional para ayudar a cumplir los planes de desarrollo territoriales y que no tenemos una clase política organizada que exija con contundencia respuestas de fondo a las necesidades que tenemos en la región y que haga seguimiento a los compromisos pactados.

Enemigo equivocado

Siempre se ha dicho que mientras la derecha de este país se organiza fácilmente para competir por el poder, los sectores de centro, izquierda y los alternativos acostumbran a enfrascarse en peleas banales y pocas veces terminan poniéndose de acuerdo para dar una lucha unificada. Desafortunadamente, eso está pasando.