00000

Los últimos mensajes de Jhoiner Leal a sus clientes, tras asesinar a su hermano: aterra su frialdad

Crédito: Instagram @jhonierlealpeluqueria.
Contenido Exclusivo
El hermano y confeso asesino de Mauricio Leal, tenía un comportamiento que dejó en shock a sus clientes, testimonio que El Nuevo día conoció en exclusiva.
PUBLICIDAD

Jhonier Leal, al igual que su hermano Mauricio, era un estilista de Bogotá que si bien no gozaba de la fama de ‘Maito’, tenía una peluquería con cientos de clientes y un futuro aparentemente próspero.

El negocio estaba ubicado muy cerca al de su hermano, sobre la Calle 87 # 23-41 en el sector de El Polo, al norte de la ciudad. En un inicio, Jhonier trabajó en la peluquería del difunto Mauricio y, cuando decidió abrir su propio emprendimiento, corrió con la suerte de llevarse consigo un largo listado de clientes que confiaban en él y su trabajo.

Esto, sumado a los precios considerablemente más económicos, hizo que Jhonier también se levantara en el mundo de la belleza y comenzara a construir su propio imperio. Sin embargo, como lo han asegurado algunos medios nacionales, la peluquería comenzó a atravesar por un duro momento económico.

Su manera de ser con las personas que atendía era completamente opuesta a la mente criminal que fue capaz de asesinar a su propia madre y hermano, y luego enviar mensajes amorosos a estos sabiendo que ya estaban muertos, para no levantar sospechas.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de SALON DE BELLEZA ®️ (@jhonierlealpeluqueria)

¿Cómo era con sus clientes?

“El era súper amable con las clientas, abajo quedan restaurantes y él siempre ofrecía que si queríamos comer, que lo que quisiéramos, era muy amable”, contó una de sus clientas en exclusiva para El Nuevo Día.

Así mismo, la joven narró que la diferencia de precios entre los dos hermanos era amplia, pero que los procedimientos y apariencia de la peluquería de Jhonier eran casi iguales que en el negocio de Mauricio.

“Los precios con los de Mauricio Leal era mucho más económico, bajaba casi unos 300 o 400 mil en procedimientos, sin embargo, la peluquería era muy parecida hasta en la forma en como te lavaban el cabello, como te trataban, eran como negocios gemelos”, narró.

La cliente también fue testigo del descenso de la peluquería de Jhonier por la aparente crisis económica, ya que dejaron de ver a otros trabajadores externos. “Muchos de los trabajos te los hacían entre Jhonier y la esposa y tenían otros peluqueros al principio, ya después era siempre ellos dos solos. De vez en cuando tenían familiares de ellos para la lavada de cabello y ese tipo de cosas”, aseguró.

 

Los últimos mensajes que envió a sus clientes

Desde luego, las personas que frecuentaban la peluquería y ponían en manos de Jhonier sus cabezas y pelo, recibieron con sorpresa y terror todo lo acontecido, la confesión de asesinato y los detalles macabros de un hombre que se veía completamente normal.

Fueron esas mismas manos que solían cargar tijeras y peines, las que empuñaron un cuchillo como lo reveló la Fiscalía, quienes incluso, expresaron que a Jhonier le dolió más la muerte de su perro que la de su familia.

Luego del asesinato, Jhonier continuó enviando mensajes a sus clientes por medio de chats de difusión como si nada, siguió con su vida laboral, demostrando la frialdad que dejó heladas a las mujeres y hombres que iban a su negocio.

Estos fueron los chats que les envió en navidad y año nuevo, solamente días antes de que fuera capturado e iniciara el juicio en el que confesó el sangriento crimen:

1

2

La cliente que suministró las capturas manifestó haber sentido terror tras observar la frialdad con la que siguió su vida, su trabajo y la manera tan normal de escribirles, aún con el asesinato sobre sus hombros.

Redacción web.

Comentarios