Continúa atraso estructural en las Instituciones Educativas

HÉLMER PARRA - EL NUEVO DÍA
A pocos días de las elecciones de Cámara y Senado, algunos municipios del Tolima manifiestan preocupaciones.

La angustia se debe a las malas condiciones de infraestructura que presentan las instituciones educativas, asignadas como espacios de votación.

De acuerdo con el estudio realizado por la Misión de Observación Electoral (MOE) en 2015, “se mostró que un 47% de infraestructura pública donde se realizaban las elecciones no era la más útil para el ejercicio electoral, no había suficiente espacio”, afirmó el delegado de la MOE en el Tolima, Cristian Martínez.

A lo que agregó: “La Gobernación ha aceptado que efectivamente en más de 1000 instituciones educativas hay deficiencias en luz, goteras, etc”.

Por ende, estas condiciones terminan afectando el proceso electoral. No obstante, comentó Ramírez, que ese fallo debe ser resarcido por la Registraduría Nacional del Estado Civil.

Motivo por el que es importante recalcar dos ejemplos de infraestructura educativa inadecuada, una es el caso de un colegio en Herveo y otra en Lérida.

 

En Herveo

Se realizó mal el cálculo económico de la ejecución de un aula máxima en una vereda aledaña al municipio en la que inicialmente se dispusieron unos recursos, pero después los ingenieros e interventoría decidieron cambiar el presupuesto debido a que consideraron la suma inicial exagerada. Y en el momento que se inició la obra, resultó que los recursos destinados inicialmente sí eran los adecuados.

“Fuimos al Departamento de Prosperidad Social y hablamos del problema de los recursos, tuvimos que poner una parte nosotros”, afirmó el alcalde de Herveo, Nondier Arias.

La obra debe disponer de rampas y más características porque está ubicada en un punto que presenta dificultades.

No obstante, después de hacer nuevamente toda la tramitología, el Gobierno departamental designó los recursos. Ahora la demora se da en la elaboración del acta de inicio que dé el visto bueno para que se empiece a ejecutar.

 

En Lérida

Desde 2010 una de las sedes Fe y Alegría está en emergencia, debido a que las aulas que son prefabricadas están así desde que sucedió la avalancha de Armero.

A pesar de que el colegio está en funcionamiento, las vigas de madera están siendo carcomidas, causando la caída de los salones.

“El cambio de infraestructura se tenía dispuesto para 20 años después de la avalancha y ya han pasado 30”, afirmó el rector Jesús Navarro. Además de dificultades en la planta administrativa.

Se debe tener en cuenta que las sedes del colegio ingresarán al sistema de Jornada Única, lo que puede agudizar la problemática.

LINA FONSECA F.

Comentarios