Petro radicalizado

Petro se radicaliza. Tanto en el discurso como en las acciones, acentúa su giro a la izquierda extrema. Una de las tácticas es barrer con los técnicos del gobierno y nombrar leales. Aunque no son ni mucho menos los únicos casos, los más visibles son la dirección del DNP, la de presupuesto del Ministerio de Hacienda y el DPS. En Planeación, el organismo más técnico del gobierno, nombró a un activista de izquierda, antiguo sindicalista, que ni siquiera es economista y sin experiencia alguna en el tema, al que vinculan con el Eln. En Presupuesto salió de una funcionaria con casi 20 años en Hacienda y designó un contador que tiene por exclusiva credencial haber hecho parte de la UTL de Gustavo Bolívar y que, posesionado, dijo que sabía "un poquito” del tema. En el DPS eligió al mencionado libretista de televisión, que no es universitario y que tiene por único mérito haber quebrado sus propios emprendimientos y no pagarle a sus proveedores, en algún caso con la trágica consecuencia del suicidio del acreedor impagado.

En seguridad el 24 será peor

El deterioro agudo de la seguridad es innegable. Las ciudades y los campos se encuentran asediados por los criminales y a los ciudadanos nos agobia una creciente sensación de indefensión.

Crecimiento miserable

Nos salvamos por un pelito. Según el Dane, en el cuarto trimestre la economía creció un 0,3% en comparación con el mismo trimestre del 2022 y se mantuvo igual en relación con el tercer trimestre del 2023 (0,04%). Lo que nos salvó fue la "administración pública, defensa, educación y salud”, es decir, el gasto estatal. Sin ese aporte la cifra fue negativa. El sector privado decreció por tercer trimestre consecutivo y, de hecho, está en recesión.

La estrategia de Petro acorralado

Petro está acorralado, entiende que su presidencia pende de un frágil hilo y está en la tarea de hacer todo lo que está en sus manos para no caerse. Su objetivo es evitar ser suspendido de su cargo y eventualmente condenado por la comisión de delitos electorales. Este la razón que explica todas sus actuaciones desde la confesión de su primogénito hasta hoy.

Camino del autogolpe

Un trino de Petro del pasado viernes debe despertar todas las alarmas. Petro dice que a) hay una "ruptura institucional” porque la Procuraduría suspendió al Canciller y porque “la Fiscalía investiga al Presidente”, b) que "se han allanado sindicatos, se ha torturado y se ha usado presiones sobre testigos para que se acuse al Presidente”, c) que “sectores del narcotráfico, autores de delitos de lesa humanidad y sectores corruptos de la Fiscalía buscan la salida del Presidente del cargo elegido por el pueblo”, d) que “no es lo mismo la contribución a partidos políticos de un narcotraficante como 'el ñeñe’ que la del sindicato de maestros”, e) que “las mafias no quieren perder el control de sectores enteros de la fiscalía” y que hay una “toma mafiosa de la fiscalía” y que f) “debo solicitar al pueblo la máxima movilización popular [y] llegó el momento de la expresión popular”.

Fecode y la financiación de Petro

La Constitución sostiene que “la violación de los topes máximos de financiación de las campañas, debidamente comprobada, será sancionada con la pérdida de la investidura o del cargo”. Basta con comprobar objetivamente que se violaron los topes para que se deba aplicar la sanción de pérdida de la investidura o del cargo.

Un 23 pésimo en seguridad, el 24 será peor

Si los colombianos que salieron y no regresaron en 2022 fueron 547.000, 2,7 veces el promedio de los últimos veinte años, las cifras del 23 muestran un aumento del 13%. Muchos huyen de la creciente inseguridad. Si el gobierno no cambia de rumbo, el problema se agravará en el 2024.

Negociar sin cese del fuego

Pablo Beltrán, segundo jefe del Eln, volvió a ratificarlo esta semana: ese grupo violento no va a dejar de secuestrar. Dijo que cuando firmaron "los protocolos de cese [del fuego] en La Habana quedó claro que las actividades de finanzas no quedaban incluidas en el cese [y] que realizamos actividades de finanzas para sostener la rebelión”. Por "actividades de finanzas” entiéndase secuestrar.

Lo peor es que no pasa nada

Vale la pena reflexionar por qué en Colombia no pasa nada. Me explico: en pocos países ocurren tantas cosas como en el nuestro. Pero a pesar de los hechos, que en otro país darían lugar a reclamos, manifestaciones públicas y protestas permanentes, a críticas y agudos reproches de analistas y medios de comunicación, y a procesos judiciales y políticos que traerían como consecuencia la cárcel de los responsables y la salida del Presidente, acá, repito, nada sucede.

A un paso de la recesión

Estamos a un paso de la recesión. Es lo que muestran las cifras y la tendencia: I trimestre 3%, II trimestre 0,3% y en el III -0,3%. Bajo el supuesto de que este Gobierno, a pesar de lo que ha dicho, en realidad no quiere “decrecer”, hay un conjunto de acciones gubernamentales que podrían evitarla.